Renault cerrará en diciembre el turno de noche en Villamuriel y afectará a 500 trabajadores

Fábrica de Renault en Villamuriel de Cerrato, en Palencia. /Yannick Brossard
Fábrica de Renault en Villamuriel de Cerrato, en Palencia. / Yannick Brossard

La firma automovilística ampara la decisión en la bajada de la producción y los sindicatos lamentan que suponga una fuerte pérdida de empleo

Álvaro Muñoz
ÁLVARO MUÑOZPalencia

Alrededor de siete meses es lo que permanecerá en funcionamiento el turno de noche de Renault en la factoría de Villamuriel de Cerrato. Así lo concretaron ayer en Valladolid en la junta de portavoces de comité intercentros, en el que también se acordó la eliminación de un turno de montaje de motor de gasolina en Valladolid y otro de montaje en Sevilla.

En la instalación palentina, esta decisión afectará a alrededor de 500 personas (la mitad que en un turno convencional), que trabajan en la producción del Kadjar y Megane IV. La mayoría de estos operarios desempeñan las funciones en la instalación palentina, si bien no todos, ya que existen piezas concatenadas (como el portón trasero) que se producen en Valladolid. Durante la noche, Renault está ensamblando 200 unidades diarias del Kadjar, frente a las 450 que se dan salida en cada uno de los otros dos turnos de trabajo.

Con la recuperación parcial de esta actividad, el fabricante francés compensaba en parte en mayo la clausura en julio del año pasado de este mismo turno, que supuso el final de 800 contratos temporales. Desde su lanzamiento en 2015, Renault ha vendido más de 450.000 unidades del Kadjar. Ahora, con la actualización de su diseño más el añadido de una versión 4x4, la marca del rombo espera darle una nueva vida. La planta de Palencia montó el año pasado 114.632 unidades, frente a las 126.041 de 2017. Pero su renovación ya está dando resultados este año. En los tres primeros meses de 2019, en plena caída del mercado español, Renault ha vendido 3.504 unidades de este modelo conocido como SUV, el 10,6% más que en el mismo periodo del año anterior. Y solo en marzo, el 18% más.

La decisión del cierre del turno de noche de Villamuriel de Cerrato, alegado por la baja producción, no ha sentado bien entre los sindicatos, que lamentan la pérdida de empleo en la provincia justo antes de negociar el nuevo plan industrial y el convenio.