Le piden dos años sin carné por conducir ebrio y causar en un semáforo una colisión múltiple

Juzgado Penal de Palencia. /Antonio Quintero
Juzgado Penal de Palencia. / Antonio Quintero

El accidente en cadena se produjo en el cruce de la avenida de Santander y la calle Alonso París y se vieron involucrados cuatro vehículos

El Norte
EL NORTEPalencia

El Juzgado de lo Penal de Palencia juzga este martes a un hombre, J. G. C., para quien el Ministerio Público solicita una pena de dos años de privación del carné de conducir y una multa de 1.200 euros por un delito contra la seguridad del tráfico, así como una multa de 300 euros por una falta de lesiones imprudentes, después de que el acusado, conduciendo bajo los efectos del alcohol, chocara contra un vehículo que estaba detenido ante un semáforo en rojo que regula el cruce entre la avenida de Santander y la calle Alonso París y que a su vez provocó una colisión en cadena con otros dos vehículos.

Los hechos sucedieron a las 18:40 horas del 28 de noviembre de 2010 cuando, según el fiscal, el acusado conducía un vehículo Mercedes E300 propiedad de su madre «bajo la influencia de la previa ingestión alcohólica, lo cual disminuía su capacidad y reflejos para conducir».

«Debido a esta circunstancia y a su grave desatención al conducir», prosigue el Ministerio Público, chocó con la parte trasera de un vehículo Renault Clio, que a su vez chocó con un Peugeot 306, el cual impactó con un Audi 2.3, todos ellos situados correctamente, uno detrás de otro, ante un semáforo en rojo que regula el cruce entre la avenida de Santander y la calle Alonso París de la capital palentina.

Como consecuencia del impacto, la conductora del Renault Clio sufrió traumatismo cervical y torácico que tardó en curar 129 días, de los cuales 41 estuvo impedida para sus ocupaciones habituales. La compañía indemnizó a su asegurada con 6.127 euros por las lesiones sufridas y con 4.173 euros por el valor venal del coche, que quedó inservible, y reclama todas estas cantidades al acusado.

Por su parte, el conductor del Peugeot 306 sufrió traumatismo cervical del que tardó en curar 79 días, los cuales estuvo impedido, y el conductor del Audi 2.3 resultó ileso. Los dos conductores renunciaron a cualquier indemnización por estos hechos al haber sido indemnizados por la aseguradora del acusado.

J. G. C. fue sometido a las pruebas de detección alcoholimétricas, que arrojaron unos resultados de 0,44 y 0,40 miligramos de alcohol por litro de aire espirado, a las 19:38 y a las 20:02 horas del día de los hechos. Según el fiscal, el acusado «presentaba, como signos externos de su estado de intoxicación etílica, rostro enrojecido, ojos brillantes, pupilas dilatadas, algo de olor a alcohol en el aliento y expresión verbal repetitiva».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos