El patrón bendice los vehículos de los conductores en Baltanás

El párroco Miguel Lobo bendiciendo coches y camiones/L.A.C
El párroco Miguel Lobo bendiciendo coches y camiones / L.A.C

Los transportistas recorren las calles de Baltanás en un vistoso desfile

LUIS ANTONIO CURIELBaltanás

Numerosos baltanasiegos acudieron ayer a la Ermita de Nuestra Señora de Revilla para celebrar la festividad de San Cristóbal, Patrono de los conductores. Los actos comenzaron con una Eucaristía presidida por el párroco de la localidad, Miguel Lobo, y amenizada por el Coro Parroquial Virgen de Revilla, que dirige Carmina Fombellida. Los baltanasiegos recordaron especialmente a todos los conductores fallecidos en accidentes de tráfico durante el último año. La festividad se enmarcó dentro de la Jornada de Responsabilidad en el Tráfico, que en Baltanás se celebró ayer con el lema 'Y sabed que Yo estoy con vosotros todos los días'.

Varios niños y conductores ofrecieron el pan y el vino y otros símbolos relacionados con la carretera, pidiendo de este modo la protección de San Cristóbal. Posteriormente, procesionaron al patrón de los conductores por los entornos de la ermita de Nuestra Señora de Revilla, acortando el recorrido tradicional que solía celebrarse por las calles Real y La Virgen. A continuación, se llevó a cabo la bendición de los vehículos en la plaza de Arrañales de Revilla, donde se ubica el área de servicios para autocaravanas. Numerosos vehículos se concentraron para recibir la bendición, muchos de ellos engalanados con flores. También en esta ocasión el cuerpo de Bomberos se sumó a la fiesta, por lo que llevaron varios vehículos para su bendición y algunos niños acudieron con sus bicicletas, invocando también la protección de San Cristóbal. Los actos finalizaron con el himno en honor al santo y el lanzamiento de cohetes.

Como colofón, todos los transportistas recorrieron las principales calles en un vistoso desfile, con sus coches engalanados y en los que los más pequeños disfrutaron con alegres vivas a San Cristóbal desde los camiones del cuerpo de Bomberos. Posteriormente, los conductores disfrutaron de un aperitivo en los distintos bares de la localidad. Además, varias cuadrillas y familias continuaron con la fiesta con la celebración de diversas comidas de hermandad. Los conductores mostraron su intención de continuar con esta tradición festiva, además de seguir colaborando con las distintas actuaciones llevadas a cabo en la ermita. Días previos a la fiesta, varios conductores mantuvieron una reunión para preparar la celebración, con el fin de dar mayor realce y un nuevo impulso a los actos festivos.

Lejos de ser lo que fue, esta fiesta todavía mantiene hondo calado en el sentir de los baltanasiegos y desde el año 2011 siguen dándose pasos para que la celebración de San Cristóbal recupere todo su esplendor. Todo ello, gracias a los transportistas de la localidad, que mantienen viva esta tradición, reflejo de su propia historia.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos