Pasos solidarios por el Cerrato

Los andarines, durante la marcha solidaria que une Baltanás y Hornillos de Cerrato. /Luis Antonio Curiel
Los andarines, durante la marcha solidaria que une Baltanás y Hornillos de Cerrato. / Luis Antonio Curiel

Valdecañas, Hornillos y Baltanás recaudan 2.000 euros en la marcha solidaria

LUIS ANTONIO CURIELPalencia

Enmarcada dentro del Verano Cultural de Baltanás y de la Semana Cultural de Hornillos de Cerrato, este sábado ha tenido lugar la tradicional Marcha Solidaria que une las dos localidades, llegando así a su decimonovena edición. Más de 150 andarines de distintos pueblos de la comarca participaron en el acto, la mayoría ataviados con las camisetas blancas correspondientes a la actual Campaña contra el Hambre bajo el lema 'Creemos en la igualdad y en la dignidad de la personas'.

La marcha surgió de varios voluntarios de Manos Unidas y desde sus inicios contó con el apoyo de la Asociación Cultural Juvenil Baltanasiega y de varios vecinos vinculados al mundo del deporte, como Tinín Atienza. En este sentido, la organización siempre ha contado con el apoyo de los ayuntamientos de Baltanás y Hornillos de Cerrato, a los que se ha sumado la colaboración de la Agrupación de Voluntarios de Protección Civil de Baltanás, que coordinaron perfectamente todo el trayecto, y de la Guardia Civil.

El trabajo conjunto de vecinos y colaboradores hizo posible que la marcha fuera una fiesta de la solidaridad, en la que se entremezclan los valores deportivos unidos a una buena causa. «Estamos muy satisfechos con el resultado de la marcha, que ya es una cita obligada dentro del Verano Cultural de estos pueblos del Cerrato. Cada vez contamos con más apoyos y nuevas personas se unen a la organización, lo que refleja el interés que tienen los cerrateños por este tipo de iniciativas», destacó Tinín Atienza, responsable de las actividades deportivas de Manos Unidas en Baltanás.

Al igual que en las últimas ediciones, el Ayuntamiento de Hornillos de Cerrato hizo de perfecto anfitrión ofreciendo un desayuno a todos los participantes, que de este modo cogieron fuerzas para emprender el camino. La marcha solidaria partió de las antiguas Escuelas de Hornillos de Cerrato, con un recorrido de siete kilómetros, hasta llegar al Parque de La Carolina, donde se celebró un acto solidario.

Al aire libre, los andarines leyeron el Manifiesto Contra el Hambre de Manos Unidas y reivindicaron la necesidad de un mundo más justo y solidario. Además, los pueblos implicados en la marcha solidaria presentaron un símbolo y mostraron sus buenas intenciones de seguir promoviendo este tipo de actos.

En esta edición, valdecañeses, hornilleros y baltanasiegos participaron activamente con su presencia en la marcha solidaria, superando en doscientas las personas que asistieron a los diversos actos programados durante toda la jornada.

Como en años anteriores, la iniciativa contó con el apoyo y la colaboración de diversas empresas y establecimientos de la provincia. «Gracias a estas empresas, podemos ofrecer a todos los participantes de la marcha un avituallamiento a mitad de camino para reponer fuerzas. Además, al finalizar la marcha, todos los vecinos celebramos la Fiesta de la Solidaridad, compartiendo lo mejor de nosotros», comentó María Jesús Longué, delegada de Manos Unidas en Baltanás.

Continuando con la iniciativa de 2010, varios vecinos acudieron a la comida solidaria celebrada en La Posada del Cerrato, uniéndose de este modo a la causa solidaria. Todos los asistentes disfrutaron de la comida, que se prolongó hasta bien entrada la tarde con una velada en la que hubo cantos y poesías.

Gracias a la Marcha Solidaria Hornillos-Baltanás, la ONG Manos Unidas ha recaudado más de 2.000 euros, cifra que se incrementará en los próximos días gracias a las aportaciones de la fila cero. Todos los donativos recaudados en las diversas actividades realizadas durante el año se destinarán a la construcción de un edificio con tres aulas, despacho y dos baños para Educación Infantil en la ciudad de Kaolack, en el barrio de Kasnack, en Senegal.