Palenzuela se solidariza con Madagascar

Participantes en la marcha solidaria celebrada en Palenzuela/Luis Antonio Curiel
Participantes en la marcha solidaria celebrada en Palenzuela / Luis Antonio Curiel

Los vecinos recaudan cerca de 3.000 euros en varias actividades a favor de Manos Unidas

LUIS ANTONIO CURIELPalenzuela

Enmarcada dentro de la Semana Cultural, Palenzuela ha organizado la cena contra el hambre a favor de Manos Unidas. El acto se ha celebrado al aire libre, en un marco tan especial como la Plaza Mayor, y congregó a numerosos vecinos de la localidad, especialmente niños, que se volcaron con los preparativos de la cena solidaria. El menú estuvo compuesto por diversos aperitivos, melón con jamón, tortillas y ensaladas de la huerta palenzolana elaboradas por los vecinos de la localidad. El pan fue donado por la panadería La Pilar, el agua por Agropal y las pastas por la Fundación Grupo Siro, que de este modo se sumaron a la iniciativa solidaria.

Más de 700 euros fueron los donativos aportados por los palenzolanos a través de la cena solidaria, a los que se sumaron las aportaciones de los bingos celebrados posteriormente. Además, todos los comensales disfrutaron con un animado sorteo de regalos.

Junto a esta actividad, el grupo de Manos Unidas de Palenzuela ha organizado un mercadillo solidario, una iniciativa que nació en 2014 y con la que este año han recaudado más de 1.800 euros. Ha sido una actividad en la que todos los palenzolanos se han implicado aportando diversos objetos y textiles para que pudieran ser adquiridos por otros vecinos, entre los que destacan la colección de vestidos donados por la Boutique Galiera, de Burgos. Además, durante el año varios vecinos han confeccionado vistosos delantales, bolsas de pan, mantelerías, manteles, pañitos, baberos, cojines y otros muchos objetos de artesanía. Otras piezas que llamaron de un modo especial la atención fueron los colgantes realizados en bolillo. Un mercadillo solidario con numerosos objetos de bisutería, juguetes, libros, bolsos, material relacionado con Manos Unidas e incluso plantas naturales.

También los niños han tenido un papel especial en la organización del mercadillo, pues han colaborado realizando varios objetos para su venta y han ayudado en la colocación de los productos y en la venta de los artículos. «Es muy importante que los niños se involucren en este tipo de iniciativas y lo han hecho con mucha ilusión. Ellos son el presente y el futuro, por lo que es fundamental educarles en la solidaridad y que ellos conozcan más de cerca otras realidades de nuestro mundo y trabajen para cambiarlas. Estamos muy satisfechos con la respuesta de nuestros niños y vecinos, que este año se han volcado de un modo especial, como refleja la importante recaudación que hemos tenido», señaló Sara Esteban de los Mozos, alcaldesa de Palenzuela y voluntaria de Manos Unidas en la localidad.

El mercadillo se celebró en un salón del Ayuntamiento de Palenzuela y fue inaugurado por el párroco de la localidad, Jesús Díez, que agradeció la generosidad de todos los vecinos en este tipo de iniciativas solidarias que contribuyen a construir un mundo mejor. La localidad cerrateña acogió la marcha solidaria a la que se sumaron los pueblos de Villahán y Tabanera de Cerrato, recaudando alrededor de 600 euros por parte de Palenzuela, pues cada localidad se encarga de los donativos de sus andarines. En esta ocasión, la marcha solidaria se realizó por un curioso lugar como El Polvorín de Palenzuela, por lo que despertó especial interés entre los cerrateños. Fue un día de convivencia y solidaridad entre los tres pueblos participantes.

Los donativos recaudados este año se destinarán a un proyecto de desarrollo en Madagascar, que se financiará conjuntamente con otros pueblos del Cerrato y Campos. La colaboración irá destinada a la construcción de cinco aulas de primaria en la escuela de Ambohitompoina, en la Diócesis de Antsirabe, Madagascar. Todos los actos de este año se desarrollan en el marco de la 59 campaña de Manos Unidas, bajo el lema 'Comparte lo que importa', que propone repasar la labor realizada por la organización desde 2007 hasta el momento presente, abriendo nuevos caminos en la lucha contra la pobreza. Esta campaña marca el final del trienio en el que los voluntarios de Manos Unidas trabajan para disminuir el hambre en el mundo y reforzar el derecho a la alimentación de las personas más pobres y vulnerables del planeta. De hecho, Manos Unidas recuerda que actualmente más de 815 millones de personas pasan hambre.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos