Palencia se moja y se llena de espuma por la esclerosis

Una decena de niños, en la piscina de espuma que se instaló en la Plaza Mayor dentro de las actividades organizadas en el programa 'Mójate por la esclerosis'. /Marta Moras
Una decena de niños, en la piscina de espuma que se instaló en la Plaza Mayor dentro de las actividades organizadas en el programa 'Mójate por la esclerosis'. / Marta Moras

Los 500 afectados por esclerosis de la provincia reclaman una mayor visibilidad y la asociación que los engloba solicita un espacio más adecuado para su sede

El Norte
EL NORTEPalencia

Hace solo unos años nadie sabía qué era la esclerosis, pero las cosas han cambiado gracias a distintas iniciativas, como la que se llevó a cabo en Palencia, donde la Asociación Palentina de Esclerosis Múltiple (APEM) tomó la Plaza Mayor con el objetivo de mostrar a los palentinos que este trastorno no es algo lejano, ya que forma parte de la vida diaria de varios de los vecinos de la ciudad y de la provincia.

Desde la Asociación Palentina de Esclerosis Múltiple estiman que puede haber cerca de medio millar de afectados por esta dolencia en la provincia, pero aseguran que hay un gran número de pacientes que se niegan a hablar de su enfermedad y la viven en silencio. «Hay mucha gente a la que le cuesta hablar de esto, pero es importante que salgamos a la calle para que la sociedad sea consciente de que hay muchos vecinos que están pasando por esto y que tienen unas las mismas necesidades que los que tienen enfermedades más comunes», explica Rocío Hoyos, la tesorera de la asociación.

En España hay entre 45.000 y 50.000 casos de esclerosis múltiple. Unos datos que arrojan una media de entre 100 y 125 casos por cada 100.000 habitantes en el país, donde se registran cinco nuevos casos al año por cada 100.000 habitantes. Estas cifras han hecho que la esclerosis múltiple haya dejado de considerarse una enfermedad rara.

Pese a que ya no esté catalogada como una enfermedad rara, esta dolencia cuenta con un bajo número de afectados con respecto a otras afecciones crónicas, y esa circunstancia hace que la esclerosis se encuentre en terreno de nadie en muchas ocasiones. La tesorera de la APEM señala que las administraciones apoyan, pero las necesidades son muchas y actividades como el mercadillo solidario que se instaló ayer en la Plaza Mayor ayudan a recaudar fondos para pagar una mínima parte de los gastos de fisioterapia y logopedia de la asociación. «No solemos recaudar mucho con los mercadillos, ni con este ni con el que haremos el día 15 en las piscinas de Villamuriel. La mayor parte del presupuesto que tenemos es gracias a las subvenciones del Ayuntamiento, la Diputación y la Gerencia de Servicios Sociales», afirma Rocío Hoyos.

La tesorera asegura que a la asociación le cuesta llegar a fin de mes, pero que ese no es el mayor problema con el que se tienen que enfrentar los afectados y familiares. «Tenemos el local en Francisco Vighi, pero se nos ha quedado pequeño. Necesitamos encontrar un sitio en el que podamos tener un gimnasio adecuado a nuestras necesidades y esperamos que el Ayuntamiento nos eche una mano», incide Hoyos que, junto a otros miembros de la asociación, organizó un evento en la Plaza Mayor bajo el lema 'Mójate por la esclerosis' en el que los que más se mojaron fueron los niños, que disfrutaron de una piscina de espuma mientras sus padres ayudaban a la asociación comprando alguno de los productos que se ofrecieron en un heterogéneo mercadillo solidario.

'Mójate por la esclerosis 2018' ya es historia, pero la lucha de este medio millar de personas de la provincia continúa. «Hay que luchar. Necesariamente no tenemos que acabar en silla de ruedas ni con andador. A lo mejor te hace falta o no. Yo trabajo y hago ayuda a domicilio y eso es un ejemplo de que se puede convivir con cierta normalidad con la enfermedad», sentenció Hoyos, a la que diagnosticaron esta enfermedad en 2005.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos