Palencia lanza una agresiva campaña contra los excrementos de los perros

Una mujer pasea con dos perros por el Parque del Salón. /Antonio Quintero
Una mujer pasea con dos perros por el Parque del Salón. / Antonio Quintero

'No dejes huella. Recoge mis excrementos' es el título de la iniciativa de concienciación, que pretende evitar «medidas impopulares»

José María Díaz
JOSÉ MARÍA DÍAZPalencia

Es la última oportunidad. El Ayuntamiento se ha cansado ya de las continuas quejas por la acumulación de excrementos de perros en los parques y jardines de la ciudad, problema que afecta también a determinadas plazas y calles, en las que los incívicos parecen cebarse de forma diaria.

La situación parece haberse agravado en los últimos meses y los conflictos entre propietarios de animales y otros ciudadanos están a la orden del día. Desde la Concejalía de Medio Ambiente se contempla este asunto como uno de los más graves problemas ambientales que afectan a la ciudad de Palencia.

Y aunque las sanciones son habituales, el control de la Policía Local en este ámbito se ve diariamente desbordado por el creciente número de incívicos que se olvidan de recoger los excrementos de sus mascotas o que simplemente permiten a los animales miccionar en cualquier lugar, bien sea en fachadas de edificios de viviendas, en vehículos o incluso en los parques infantiles.

«En estos momentos, se ha convertido en uno de los problemas ambientales más graves que tenemos en la ciudad y lo es porque es una queja recurrente de todos los vecinos. Se han quejado en todos los barrios y no parece que vaya a tener una solución fácil. Es un problema que ha existido siempre, pero ahora parece que se está agravando en algunas zonas», explica el concejal de Medio Ambiente, Juan Antonio Marcos, quien insiste en que la Policía Local mantiene una intensa labor de control y vigilancia sobre las mascotas, que se traduce en un continuo aumento de las sanciones, aunque no son suficientes para atajar el problema, «porque quienes actúan de esta forma lo suelen hacer a horas muy concretas, cuando apenas hay gente por la calle y no pueden verles», señaló el edil.

La situación ha degenerado tanto en algunas zonas de la ciudad que incluso el comité de empresa del Ayuntamiento de Palencia ha difundido un comunicado en el que califica de «insalubres» las zonas verdes de la ciudad y exige que se incrementen las labores de limpieza en los parques y jardines para que los trabajadores del Servicio de Medio Ambiente no tengan que desarrollar su labor rodeados de excrementos. El comité de empresa exige también al Ayuntamiento que no obligue a sus jardineros a efectuar labores de limpieza, dado que les corresponden a una contrata externalizada, que, según los representantes de los trabajadores, son los que se deberían de encargar de mantener limpios de excrementos las zonas verdes para que los jardineros muncipales se dedicaran únicamente al cuidado de las plantas y el segado del césped sin verse obligados a trabajar en condiciones insalubres, por la masiva presencia de excrementos en algunas de las zonas verdes de la ciudad.

Desde la Concejalía de Medio Ambiente se reconoce el problema y se comparte la preocupación por las desagradables condiciones en las que tienen que prestar su trabajo los empleados municipales. Sin embargo, de momento se ven impotentes para dar una solución al problema, ante la falta de colaboración de muchos de los propietarios de mascotas.

Algunas de las quejas que llegan hasta el Ayuntamiento hacen referencia a la falta de sanciones por parte de la Policía Local, aunque el concejal de Medio Ambiente asegura que se han ido incrementando. Sin embargo, Juan Antonio Marcos también es consciente de que la mera aplicación de procedimientos sancionadores no pondrá fin al problema.

Por ello, el Ayuntamiento ha decidido impulsar una campaña de sensibilización mucho más «agresiva» y completa que la que hasta ahora se han desarrollado tanto por parte del propio Ayuntamiento como por parte de la empresa concesionaria del servicio de limpieza, Urbaser, que no han tenido apenas efectividad real, más allá del reparto de bolsas para la recogida de excrementos.

En esta ocasión, la campaña se plantea bajo el título 'No dejes huella. Recoge mis excrementos', con el objetivo de «concienciar a los propietarios de mascotas sobre la importancia de que cumplan con los derechos y obligaciones que conlleva tener animales de compañía, especialmente en lo referente a la recogida de los excrementos de los perros cuando estos hacen sus necesidades en la vía pública». Se pretende que los propios vecinos tomen conciencia de que supone un problema de salubridad público que es necesario atajar.

Para ello, se van a desarrollar diferentes acciones de divulgación en los medios de comunicación, además de difundir un millar de folletos informativos entre los propietarios de mascotas, en los que se recordará la existencia de una ordenanza reguladora que establece una serie de normas y sanciones.

También se van a instalar carteles informativos y nuevas señales en parques y vías públicas. Otra de las medidas es el suministro gratuito a propietarios de perros de dispensadores de bolsas para que puedan llevarlos en la propia correa durante los paseos.

Esta campaña tendrá además como particularidad la colaboración en las acciones divulgativas de colectivos juveniles, que participarán de forma activa en salidas informativas en aquellos puntos especialmente 'conflictivos'. Se pretende que pequeños grupos de jóvenes se acerquen a los propietarios de las mascotas para ofrecerles información sobre la campaña divulgativa, entregarles los dispensadores de bolsas y tratar de concienciar sobre el problema de salubridad que supone la no recogida de los excrementos.

Estas salidas se han programado inicialmente para el mes de junio y está previsto que continúen en septiembre, coincidiendo con una nueva edición de la Feria de Adopciones de Mascotas, que se celebrará después de las fiestas de San Antolín.

La campaña debe culminar con una serie de actuaciones de impacto, que todavía no se han diseñado, en las que se pretende sorprender a los ciudadanos y evidenciar de forma muy visual, mediante representaciones teatralizadas y la introducción de elementos espectaculares, el problema que supone la proliferación de los excrementos de perros en las zonas verdes y vías públicas de la ciudad.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos