Palencia con las familias más necesitadas

Sede de los servicios sociales de la Diputación de Palencia../A. Quintero
Sede de los servicios sociales de la Diputación de Palencia.. / A. Quintero

La Diputación destinó en 2017 casi 70.000 euros a personas en situación de urgencia social

EL NORTEPalencia

El área de Servicios Sociales de la Diputación de Palencia destinó el pasado año a la atención de necesidades básicas de subsistencia de personas en situación de urgencia social 69.740 euros, un 35% por ciento del total que se había aprovisionado y que ascendía a 199.257 euros. Con un promedio de 373,06 euros de las cuantías concedidas, estas ayudas llegaron durante el pasado año a 183 unidades familiares de la provincia, siendo Guardo el municipio en el que se concedieron un mayor número de ellas, 68, que suponen el 31,48% del total.

Según datos del área de Servicios Sociales de la Diputación, el gasto producido de todas las prestaciones económicas para la atención de necesidades básicas de subsistencia con atención específica a colectivos más vulnerables y que forman parte de la Red de Protección a la Familia que cofinancian la Junta de Castilla y Léon y la Institución se incrementó con respecto al año anterior un 67,53%. Así, el gasto ejecutado en 2016 por Diputación fue de 48.100 euros frente a los 80.571 euros dedicados en 2017.

También se produjo una ligera subida en el número de unidades familiares atendidas en uno o varios conceptos. Mientras que en 2016 fueron 181 las beneficiarias, el año pasado estas ayudas llegaron a 183.

Igualmente, destaca que en 2017 únicamente se produjo gasto de la partida destinada a las prestaciones ordinarias, no siendo necesaria ninguna ayuda encuadrada en las prestaciones extraordinarias ni las destinadas a mujeres embarazadas en situación de vulnerabilidad. En cuanto a las necesidades detectadas y resueltas también se ha detectado un aumento considerable, siendo este año de 216 frente a las 165 de 2016.

Desde la Diputación, y con la cofinanciación de la Junta, se atienden a través de los once Ceas de la provincia las necesidades básicas de subsistencia para situaciones de urgencia social de tres tipos de prestaciones. El primero es el de las prestaciones ordinarias, que son las orientadas a la integración social y la atención a situaciones de urgencia con carácter esencial. Estas prestaciones están destinadas a atender necesidades básicas de subsistencia como son bienes de primera necesidad (alimentación, vivienda, luz, calefacción…), cuidados esenciales, que incluyen el vestido y la higiene, el uso y mantenimiento de la vivienda (alquiler, hipoteca, acondicionamiento, enseres básicos…), alojamiento temporal urgente y otros, tales que cuidados de salud o necesidades educativas.

Este tipo de prestaciones es el único de los tres existentes que del que resultaron beneficiarias unidades familiares durante el pasado año. Se presupuestaron 81.374 euros de los que 28.481 euros eran aportación de la Institución y el resto, 52.893 euros procedían de la Gerencia de Servicios Sociales de la Junta de Castilla y León. De esa cantidad, se ejecutó un gasto de 80.581,62 euros, un 99,01%.

El Ceas de Guardo fue, con 49, el municipio que más unidades familiares en situación de necesidad han sido beneficiaras de esta prestación, el 26,77% del total, y ha supuesto un 36,5% (29.448 euros) del gasto ejecutado en toda la provincia.

El Ceas de Venta de Baños-Dueñas se sitúa en segundo lugar, tramitando esta prestación en un total de 45 unidades familiares, el 24,59%, con una cuantía de 16.841 euros (20,89%).

Villarramiel, Baltanás-Torquemada Carrión-Osorno y Cervera de Pisuerga han sido los Ceas con menos prestaciones y por tanto menos necesidades planteadas.

Las necesidades primarias relacionadas directamente con la subsistencia han sido la alimentación (un 32,87% de unidades familiares con una cuantía de 18.707 euros); el acondicionamiento para mantener la habitabilidad de la vivienda (21,9% con un gasto de 17.080 euros) y el pago de alquiler (un 20,85% del total unidades familiares con 12.478 euros).

Las situaciones de necesidad que incluyen el cuidado de la salud o las necesidades educativas han supuesto en esta convocatoria de ayudas un 9,2% del total. Guardo ha sido el Ceas que más ha destinado a esta modalidad con una cuantía de 7.434 euros.

Las necesidades básicas menos detectadas en la provincia han sido las correspondientes a alimentación infantil, cuidados personales (vestido, higiene...) y los gastos farmacéuticos. En cuanto al promedio total de las cuantías concedidas ha sido de 373,06 euros.

Las prestaciones extraordinarias se refieren a las no esenciales y de vigencia limitada cuyo objetivo es la pérdida de la vivienda habitual. Está dirigida a atender la cuota hipotecaria, las cuotas vencidas cuando dicha deuda imposibilite los acuerdos con la entidad financiera, gastos de novación del préstamo hipotecario o de resolución en casos de dación en pago (notaria, registro...), levantamiento de pequeños embargos y, en los casos en los que se vaya a producir finalmente un desalojo, se apoyan los gastos de mudanza y alquiler. Esta prestación complementa las actuaciones que se llevan a cabo desde el Servicio Integral de Apoyo a las Familias en riesgo de desahucio de Diputación.

Con dotación presupuestaria de 95.066 euros (61.793 euros procedentes de fondo de la Gerencia de Servicios Sociales de la Junta y 33.273 de la Diputación), en 2017, al igual que en la edición de 2016, no se produjo ningún gasto para asumir el coste de estas prestaciones.

Otra prestación está dirigida a atender las necesidades básicas en situación de urgencia social para mujeres embarazadas en situaciones de vulnerabilidad con el fin de prevenir, evitar o paliar situaciones de exclusión social. Al igual que la anterior, en 2016 tampoco se atendió ninguna situación correspondiente a esta modalidad de prestaciones. A pesar de todo, se habían habilitado 22.817 euros, de los que 14.831 euros correspondían a la Gerencia de Servicios Sociales y 7.986 euros a la Diputación de Palencia.

Por último, un año más la Diputación mantiene con Cruz Roja un convenio de colaboración con doble finalidad. En primer lugar, unificar criterios de valoración de esta prestación para todos los usuarios de la provincia, independientemente de donde y qué entidad financie. Por otra parte, que aquellas necesidades que precisen atención urgente debido a las consecuencias que tiene para la unidad familiar, sean atendidas el mismo día en el que el expediente es valorado en la comisión. Esta atención urgente es gestionada por Cruz Roja, que abona de forma inmediata con una cuantía de 15.000 euros.

.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos