El pago de las bolsas de plástico rebajará su consumo en 15.000 unidades diarias en Palencia

El vertedero de Valdeseñor lleno de bolsas de plástico./Antonio Quintero
El vertedero de Valdeseñor lleno de bolsas de plástico. / Antonio Quintero

La nueva normativa que prohíbe regalarlas pretende reducir de 144 a 90 su uso por habitante y año en solo dos años

Marco Alonso
MARCO ALONSOPalencia

Los españoles usan 144 bolsas de plástico por habitante y año, lo que convierte a Palencia en una provincia en la que cada día se consumen más de 65.000 bolsas que no se pueden biodegradar, de las cuales casi la mitad son dispensadas en la capital. Estos productos de usar y tirar completamente reciclables acaban en el vertedero poco después de ser utilizados, pero el compromiso de los palentinos con el reciclaje no es tan grande como sería deseable, ya que solo la mitad de estos plásticos acaba en el contenedor amarillo y se les puede dar un segundo uso.

El plástico que no reciclan los palentinos se acumula en el vertedero de Valdeseñor, que se ha ido sellando para 'guardar bajo la alfombra' un problema que se podía atajar con el simple de gesto de tirar estos residuos en el contenedor amarillo. Ante la falta de sensibilidad de una parte de la ciudadanía con el reciclaje, la Unión Europea ha tomado cartas en el asunto para concienciar a los vecinos donde más duele: en el bolsillo. El Parlamento Europeo aprobó en 2015 una directiva para reducir el consumo de las bolsas de plástico, especialmente las de menos de 50 micras de espesor, que son las que se suelen usar solo una vez. Tras una gran demora por problemas de tramitación, la norma ha entrado finalmente en vigor y desde el 1 de julio está prohibido regalar bolsas de plástico o a los comercios –ya sea una gran superficie o una pequeña tienda–, una medida que tiene como objetivo reducir su uso por habitante y año de 144 a 90 unidades en solo dos años, lo que conseguirá que en la provincia se consuman 15.000 bolsas menos cada día.

Desde el Consorcio Provincial de Residuos de Palencia aplauden la medida y su gerente, Mercedes Cófredes, cree que la nueva norma servirá para que se rebaje el número de plásticos que acaban en el vertedero. «La medida va a ser importante. Ahora mismo ya hay que pagar en todos los sitios para llevarse una bolsa, y solo hay que ir a un supermercado para ver que se está consiguiendo lo que se persigue. Cada vez hay más gente que va con su bolsa de tela a la compra», incide Cófredes.

La materia prima con la que se confeccionan las bolsas está englobada dentro de los denominados plásticos 'film' –que también se utiliza en embalajes, como los revestimientos que permiten unir los bricks de las cajas de leche o de las botellas de agua–, y el CTR de Palencia recoge cada año 320 toneladas de este tipo de material, que es reciclado en un 70%, tal y como a punta Josu Basauri, delegado de tratamiento de Urbaser en Palencia. «No recuperamos el 100% porque el plástico puede venir semitriturado y las máquinas seleccionan a partir de un tamaño. Siempre hay material no recuperable en líneas de tratamiento», explica Basauri, que cree que la prohibición de regalar bolsas tendrá un efecto claro en el Centro de Tratamiento de Residuos. «Debemos usar otro tipo de materiales en las compras diarias y estoy seguro de que esto va a servir para que haya una reducción de las toneladas recogidas», añade.

Los 23 millones de bolsas que llegan cada año al CTR de Palencia se convierten en un problema, especialmente por culpa del viento. En la línea de selección de residuos hay un aspirador de bolsas que selecciona este material y permite su separación para posteriormente ser reciclado, pero el viento hace que en muchas ocasiones estos elementos acaben desperdigados por el vertedero.

Esta medida que ha entrado en vigor a primeros de mes no es completamente nueva para los clientes, ya que la mayor parte de las cadenas de distribución cobraban por las bolsas de plástico desde 2009, cuando se lanzó la primera voz de alarma en el Plan Nacional Integral de Residuos 2008-2015. Entonces, cada español gastaba al año 240 bolsas. Ahora, la media es 144 y en dos años será de 90 si las previsiones se cumplen.

Las estadísticas señalan que cada palentino usa y tira una bolsa cada dos días. Con la nueva medida, se pasará del 'usar y tirar' al 'comprar, usar y tirar'. El nuevo verbo que llega a la ecuación puede cambiar el resultado, que dejará de ser 'contaminar' para pasar a ser 'reutilizar'.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos