El Obispado de Palencia cede a Fomento casas para alquiler social

Manuel Herrero y Juan Carlos Suárez-Quiñones firman el convenio./Alba Bardón
Manuel Herrero y Juan Carlos Suárez-Quiñones firman el convenio. / Alba Bardón

El obispo y el consejero firman el convenio que regulará la cesión

FERNANDO CABALLEROPalencia

El obispo de Palencia, Manuel Herrero, y el consejero de Fomento y Medio Ambiente, Juan Carlos Suárez-Quiñones han firmado este viernes un convenio de colaboración que regulará la cesión de casas propiedad de la Iglesia para arreglarlas e integrarlas en el Parque Público de Alquiler Social. El objetivo de este acuerdo es poner a disposición de la Consejería de Fomento casas que tioene en la provincia para que las disfruten personas necesitadas e incluso que vengan de otras provincias para aumnentar la poblaicón palentina.

El número de casas que se cederán aún no se conoce. Una comisión integrada por representantes de ambas instituciones decidirá cuántas y en qué municipios. En cuaalquier caso, tanto el obispo como el consejero han destacado que el número de casas se estatlecerá en función de la disposibilidad del obispado, de las necesidades de la Consejería y del presupuesto de que se disponga.

El convenio establece que la duración del acuerdo es de cuatro años y existe una disponilidad presupuestaria de 200.000 euros para cada anualidad, lo que, según las cantidades que maneja la Consejería en los arreglos de las casas, unos 45.00 euros, serían de cuatro viviendas.

Suárez-Quiñoñes resaltó que la cesión es intemporal, por lo que agradeció «la generosidad del Obispado». El prelado palentino destacó que existe una gran preocupación por la situación de Castilla y León, especialmente por los problemas de envejecimiento y despoblación.

Asimismo, destacó que la Iglesia está presente en el mundo rural a través de las 465 parroquias y los muchos sacerdotes que atienden los pueblos palentinos. Pero también, mediante la creación de cooperativas, la enseñanzas y la asistencia a familias necesitadas a través de Cáritas. Una presencia que, según sus palabras, tiene «vocación de continuidad». El prelado destacó la finalidad social de las casas rectorales, ya que se destinarán a acoger nuevos vecinos, «personas que quieran compartir con nosotros y proyectar aquí su futuro».

El consejero, por su parte, recordó que el Parque Público de Alquiler Social es una consecuencia de la Ley del Derecho a la Vivienda de Castilla y león, y que cuando se inició la legislatura, en 2015, había 1.100 casas para alquilar, mientras que en la actualidad ya hay 1.700, que se han incorporado a través de convenios como el que firmó ayer en el Obispado –ya se han rubricado otros con las diócesis de León y Ciudad Rodrigo– y otras cedidas por la Sociedad de Gestión de Activos Procedentes de la Reestructuración Bancaria (Sareb). Suárez-Quiñones consideró que las 1.700 casas del parque son aún insuficientes.

 

Fotos

Vídeos