Un nuevo plan urbanístico determina once áreas que precisan de una rehabilitación

Las arquitectas redactoras del proyecto muestran las zonas de intervención al alcalde y la concejala de Urbanismo./Antonio Quintero
Las arquitectas redactoras del proyecto muestran las zonas de intervención al alcalde y la concejala de Urbanismo. / Antonio Quintero

El proyecto se ha redactado para conocer el estado de la ciudad y planificar las actuaciones

JOSÉ MARÍA DÍAZPalencia

Se trata de una propuesta que se encuentra por el momento en su estado inicial, por lo que aún está lejos el momento en que pueda desarrollarse alguna de las actuaciones que plantea. Pero ya define claramente cuáles son las zonas de la ciudad que mayor grado de deterioro urbanístico presentan y en las que es recomendable una intervención integral que afecte, no solo a las viviendas que se integran es el espacio delimitado, sino también a los viarios, plazas, aceras o parques, con el objetivo final de potenciar la calidad de vida de los residentes y, al tiempo, mejorar la imagen que ofrece la capital palentina.

«Estamos adelantando la planificación para construir una ciudad mucho más amable, donde los espacios públicos sean del gusto de los ciudadanos, donde las viviendas cuenten con todos los recursos necesarios para el confort y la habitabilidad de las personas, y no solo porque queremos convertir nuestros cascos urbanos en espacios más humanos, con una mejor imagen del entorno, sino porque buscamos unas ciudad con la mayor calidad de vida», explicó ayer el alcalde de Palencia, Alfonso Polanco, para presentar públicamente el avance del Plan Especial de Reforma Interior para la planificación de actuaciones de rehabilitación, regeneración y renovación urbana, en el término municipal de Palencia, cuyo redacción ha sido encargada al equipo que elaboró el Plan General de Urbanismo de Palencia (C. Andrés + LL. Masiá SLP) y que ya ha pasado el primer trámite de exposición pública.

El regidor indicó que esta propuesta es una herramienta similar a los planes especiales de reforma interior, que se destinará específicamente a planificar las actuaciones de regeneración, rehabilitación y renovación urbana, basándose en la realidad social, edificatoria y de los propios espacios. «El documento recaba datos sobre la composición sociodemográfica, tipología de los edificios, antigüedad, estado de conservación de viviendas y también del grado de degradación del tejido urbano y del patrimonio edificado», señaló Polanco, quien destacó que el plan elaborado permitirá diagnosticar cuál es la situación urbanística de la ciudad y también planificar actuaciones, priorizándolas en función de criterios objetivos, que se han determinado con la participación de técnicos, pero también con las aportaciones de los propios vecinos de Palencia.

El alcalde quiso también destacar que este trabajo previo de estudio y diagnóstico es preceptivo para que el Ayuntamiento pueda en el futuro conseguir fondos del Plan Estatal de Vivienda y de los programas de rehabilitación urbana que impulsa la administración autonómica. De hecho, en el propio documento explica que una vez determinadas las zonas en las que son precisas las actuaciones de regeneración o rehabilitación urbana, el Ayuntamiento puede solicitar a la Junta su declaración para que pueda alcanzar finalmente los fondos estatales del Plan de Vivienda.

Por su parte, la arquitecta Carmen Andrés, una de las redactoras del proyecto, explicó que el trabajo se ha desarrollado en el marco de la Estrategia de Regeneración Urbana de Castilla y León, que establece el marco de referencia para determinar las áreas vulnerables y las actuaciones que deben desarrollarse.

Así, según los parámetros marcado por la administración autonómica se ha tratado de delimitar los ámbitos susceptibles de acoger intervenciones de regeneración urbana, que no tienen por qué ser barrios completos, y que afectan no solo a las edificaciones, sino también a los espacios públicos del entorno, la accesibilidad y la eficiencia energética en la zona.

De esta forma, el equipo redactor ha delimitado como ámbitos de partida once espacios repartidos por toda la ciudad. Dos en el barrio del Cristo, dos en el Ave María, otros dos en Santa Marina, más zonas de San Juanillo, Pan y Guindas, Eras del Bosque y el barrio de Santiago, además del área industrial conocida como el Poligonillo.

Sobre estos ámbitos de partida se han estudiado una serie de variables que vienen definidas por la estrategia de la Junta y que responden fundamentalmente a los criterios de población, estado de la edificación y espacio público. «Eso lo que nos permite es caracterizar el ámbito y establecer la necesidad de regeneración que pueda tener», señaló Llanos Masiá, otra de las redactoras del proyecto, quien indicó que se han incorporado al documento análisis sobre la población en cuanto al censo de habitantes, a los niveles de estudio o la situación sociolaboral; mientras que también se ha estudiado la antigüedad de los edificios (deben ser anteriores a 1981), el estado de conservación, la accesibilidad o la presencia de locales vacíos. Pero además, se estudian aspectos relativos al entorno, como el arbolado, la presencia de vehículos en las calles, el mantenimiento y la diversidad de espacios. «Esto nos ha permitido calcular el índice de necesidad de regeneración», indicó la redactora del plan, quien destacó que pueden establecerse informes objetivos sobre qué ámbitos tienen una mayor necesidad de intervención.

También la concejala de Urbanismo, María Álvarez, recalcó la importancia que tiene contar con este documento, del que destacó la alta participación pública. La edil señaló que una vez que se disponga del plan se podrán planificar las actuaciones, basándose en diferentes criterios, no únicamente en el estado de conservación de los edificios, ya que es necesaria la colaboración y el compromiso de los propios vecinos.

 

Fotos

Vídeos