Un millar de personas han visitado las obras de la catedral de Palencia en tan solo un mes y medio

Un grupo de visitantes llegados desde Sevilla disfruta de la visita a la Catedral./ Marta Moras
Un grupo de visitantes llegados desde Sevilla disfruta de la visita a la Catedral. / Marta Moras

La novedosa visita ha desatado el interés de turistas y palentinos, que han respaldado esta iniciativa llenando prácticamente todos los pases

Marco Alonso
MARCO ALONSOPalencia

Un mes y medio lleva abierta la catedral de Palencia por obras. Desde aquel 1 de agosto en el que se comenzaron a utilizar los andamios para que los visitantes contemplaran la seo desde un novedoso punto de vista, más de un millar de personas se han puesto el casco y han subido a 22 metros de altura para disfrutar de una visita que no deja indiferente a nadie y que está suscitando un enorme interés. Tan es as así, que muchas de las personas que han querido hacer una reserva en la web del templo no la han podido realizar porque todos los pases estaban llenos.

Las estructuras metálicas instaladas en el crucero han servido para que los visitantes suban por un ascensor de obra hasta el punto en el que se están realizando las labores de restauración de las bóvedas, donde restauradores de las dos empresas que están llevando a cabo las obras se han encargado de explicar a grupos de un máximo de 12 personas las actuaciones que se están llevando a cabo para engalanar la catedral antes de 2021, fecha en la que el templo cumplirá 700 años.

El hecho de llevar a cabo la restauración junto a turistas no ha supuesto un problema para la veintena de trabajadores que se afanan en llevar a cabo la actuación, tal y como indica en el jefe de obra, Indalecio Marín. «Tenemos acordonada toda la zona de paso de personal ajeno a la obra. Todo el mundo está informado de los riesgos que se corren al entrar en un lugar de trabajo», incide Martín, que no tiene muy claro si las obras podrán estar acabadas antes de fin año. «La idea es acabar en Nochevieja, pero diciembre es un mes muy malo y tal vez nos podamos demorar un poco, como mucho hasta el 10 de enero», reconoció el jefe de obra.

Lo más espectacular de la visita a las labores de restauración, bautizada bajo el nombre 'Descubre las obras', es la posibilidad que ofrece al visitante de contemplar las piezas pictóricas y escultóricas del retablo mayor de la catedral a una distancia de unos dos metros. Y es que, tan solo Gregorio Fernández, Alejo de Vahía, Juan de Valmaseda, Felipe Vigarny y pocos afortunados más han podido ver hasta ahora las piezas del altar mayor de la catedral a una distancia tan corta, en la que se aprecia perfectamente el trabajo de los artistas.

Los visitantes bajan los 22 metros del andamio por una escalera de obra con 99 peldaños en la que se han instalado tres miradores en tres alturas que se corresponden con el Cristo de Juan de Valmaseda, con la Asunción de Nuestra Señora de Felipe Vigarny y con el San Antolín de Gregorio Fernández. Esta es una oportunidad única para conocer la catedral desde un punto de vista distinto, y para atender toda la demanda se han programado cada día seis pases –cuatro en horario de mañana y dos de tarde– para todos los jueves, viernes y sábados hasta el 8 de diciembre.

El millar de personas que ya ha realizado esta visita ha tenido que firmar un protocolo de acceso en el que se ha exigido a todos ellos llevar puesto el casco durante todo el recorrido, así como calzado adecuado para caminar por las obras. Y es que, el itinerario es cautivador, pero no es apto para todos los públicos, ya que la altura a la que se asciende no es recomendable para personas con vértigo y la entrada está prevista para mayores de 18 años y menores de entre 12 y 18, acompañados de adultos.