El médico y abogado palentino Gabriel Ruiz opta a presidir el PP nacional

Gabriel Ruiz, a la izquierda, en las elecciones del Colegio de Abogados, el pasado mes de diciembre. /Antonio Quintero
Gabriel Ruiz, a la izquierda, en las elecciones del Colegio de Abogados, el pasado mes de diciembre. / Antonio Quintero

Exconcejal en Aguilar, es uno de los militantes históricos de la provincia, y se enfrenta ahora al reto inicial de conseguir los cien avales

PILAR ROJOPalencia

El médico y abogado palentino Gabriel Ruiz ha anunciado su intención de presentarse como candidato para presidir el Partido Popular. Vecino de Aguilar de Campoo, Ruiz se encuentra ahora inmerso en la búsqueda de un centenar de personas que avalen su candidatura para poder hacerla efectiva, un requisito que a priori ve costoso, ya que apenas tiene relación con la ejecutiva provincial del partido. De hecho, la exigencia de tener que conseguir avales para concurrir a la presidencia sería una de las primeras cuestiones que eliminaría si finalmente llegase a suceder a Mariano Rajoy.

Gabriel Ruiz se afilió a la antigua Alianza Popular en la época de Hernández Mancha, como él mismo recuerda, y tiene el carné con número 6.200. En 1989 fue candidato a la Alcaldía de Aguilar de Campoo, un ayuntamiento en el que durante varios años ocupó un sillón dentro de la oposición. Desde sus cuentas en las redes sociales, ha transmitido a la presidencia popular diversas iniciativas y propuestas para mejorar y ahora quiere acceder a la presidencia como la culminación de esa campaña en la que lleva varios años trabajando.

En el caso de que finalmente llegara a presidir la formación popular, algo que él mismo ve como un lejano objetivo, trabajaría para suprimir las comunidades autónomas, «porque son resultado de las épocas más absolutistas y generan muchísimas diferencias territoriales» y abogaría por estado centralizado que trabajara en un reparto equitativo de las riquezas entre todas las provincias.

Ruiz señala que su decisión nace de la actitud de algunos dirigentes de salir corriendo. «No debemos avergonzarnos de nada, cuando alguien tiene un brazo enfermo dentro del cuerpo, no se deja morir. Cuando alguien tiene un miembro de la familia con problemas, no salen todos corriendo. Siempre se intenta solucionar el problema. Y eso es precisamente lo que yo quiero hacer, solucionar el problema y seguir trabajando. Y si no consigo los avales, tampoco me preocupa, no pasa nada, continuaría como hasta ahora», concluye.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos