«Me voy a matar, me voy a colgar en los calabozos»

«Me voy a matar, me voy a colgar en los calabozos»

Investigado un hombre en Palencia que, tras discutir con su pareja, se lanzó contra varios policías, intentó quitarle el arma a uno y le partió la pierna a otro

Ricardo Sánchez Rico
RICARDO SÁNCHEZ RICOPalencia

La titular del Juzgado de Primera Instancia e Instrucción Número 3 de Palencia ha dictado un auto en el que ordena que se siga con la tramitación de las diligencias previas abiertas contra C. T. D. por si pudieran ser constitutivas de un presunto delito de atentado, después de que el investigado, tras mantener una discusión con su pareja, se fuese hacía el río Carrión y allí intentase quitar el arma a uno de los agentes de la Policía Nacional que le siguió hasta el lugar y se abalanzase contra ellos, fracturándose uno de ellos una pierna cuando le inmovilizaron.

Los hechos se remontan al 27 de septiembre de 2017, cuando C. T. D. se encontraba en un domicilio de la calle Mayor Antigua discutiendo con su pareja y un vecino llamó al 091, poniendo en conocimiento esta situación. Hasta el lugar se trasladó un coche patrulla y los agentes de la Policía Nacional vieron en el lugar cristales en el suelo. Se les informó de que C. T.D. se dirigía hacia el río sin camiseta y presentando cortes en brazos y piernas.

Al ver a los policías nacionales, de forma agresiva y alterada les dijo: «Me voy a abrir la cabeza contra un árbol y os voy a denunciar diciendo que habéis sido vosotros». En ese momento, se abalanzó contra un agente con la intención de cogerle el arma reglamentaria que portaba en su funda. En ese tiempo, otro agente se encontraba hablando con la mujer, que le manifestó que había discutido con su pareja pero que no había sido agredida, por lo que no ponía denuncia. Cuando acabó de hablar con ella, el agente se dirigió hacia el Puente Mayor, donde se encontraba el coche patrulla, y pudo escuchar «pegadme, pegadme».

Al llegar al lugar, había un grupo de personas presenciando la acción policial y cómo C. T. D., que estaba en calzoncillos, se abalanzaba contra los agentes actuantes en repetidas ocasiones. Cuando llegó este último agente, se abalanzó también sobre él y le quitó el guante que llevaba en la mano. Ante esta situación, al proceder a la inmovilización, C. T. D. se lanzó contra otro agente, cayendo los dos al suelo y golpeándose este último en la rodilla izquierda.

El agente acudió hasta un centro médico de la capital palentina por haber sufrido lesiones consistentes en fractura de pierna, inclusive el tobillo, luxación, esguince y torcedura de articulaciones y ligamentos de la rodilla, precisando para su curación 416 días.

Mientras era trasladado hasta las dependencias policiales, C. T. D. golpeó en repetidas ocasiones la mampara del vehículo policial, al tiempo que profería expresiones como «me voy a matar, me voy a colgar en los calabozos». Al llegar a los calabozos, se golpeó varias veces en la cabeza contra la pared, por lo que, ante la situación de ansiedad y de nerviosismo que presentaba, fue precisa la asistencia sanitaria.