La Junta estudia posibles causas tóxicas o alimentarias en la muerte de la niña de Palencia

El consejero de Sanidad, el viernes en Palencia. /Marta Moras
El consejero de Sanidad, el viernes en Palencia. / Marta Moras

La Consejería de Sanidad envía muestras al Centro Nacional de Toxicología de Majadahonda

El Norte
EL NORTEPalencia

La Consejería de Sanidad continúa analizando el caso de la niña palentina de 7 años fallecida el domingo, que se descarta que muriera por una meningitis típica, mientras que su hermano de 4 años, hospitalizado en Valladolid, está «bien y estable» y estudian otras causas como alimentarias o tóxicas.

Noticias relacionadas

Así lo ha detallado este miércoles el consejero de Sanidad de la Junta, Antonio Sáez, en declaraciones a los periodistas en los pasillos de las Cortes, donde se celebra pleno parlamentario, y donde ha insistido en que se ha descartado que sea meningitis por lo que no han sido necesarias medidas preventivas y profilácticas para sus compañeros de clase o familiares.

La Consejería está realizando análisis propios y ha pedido otros al Centro Nacional de Majadahonda, en Madrid, para estudiar «otras posibles causas, como las tóxicas o alimentarias», ha explicado, según recoge Efe.

«Es un caso muy peculiar del que se está todavía acumulando información y de la información con la que se cuenta ahora a partir de la atención a la niña fallecida y situación clínica de su hermano, que está estable, está bien,atendido, controlado y monitorizado», ha detallado Sáez.

La niña afectada de un proceso catarral de varios días de evolución, sufrió en la tarde del sábado un cuadro clínico de hipotensión y deterioro progresivo del estado general que condujo a un estado de shock por lo que fue ingresada en el Complejo Asistencial Universitario de Palencia en estado de gravedad, según informó la Delegación Territorial de la Junta en Palencia.

En el hospital se inició un tratamiento de urgencia para remontar su estado general y estabilizar a la paciente y una vez conseguido fue trasladada a la UCI Pediátrica del Hospital Universitario de Burgos.

Si bien no fue posible su recuperación y la niña falleció al día siguiente del ingreso, el domingo 18.

Según la información facilitada ayer por la Junta, todas las pruebas realizadas, tanto analíticas como exploraciones complementarias, parecen descartar una patología infecciosa y la autopsia realizada tampoco evidencia de forma macroscópica la causa de la muerte de la menor, si bien se han tomado muestras para su análisis.

Además, el martes, el hermano de la niña, de 4 años, fue ingresado en la UCI del Hospital Clínico Universitario de Valladolid, por un cuadro clínico de fiebre y vómitos; y aunque su estado no reviste gravedad, se procedió a su ingreso y observación.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos