UPA insta a Fiscalía a actuar de oficio con medidas contra los topillos y la tularemia

Topillo muerto. /Antonio Quintero
Topillo muerto. / Antonio Quintero

La organización agraria justifica la petición ante la «inacción» de la Junta, que confirma cinco casos de tularemia y ocho en estudio

El Norte
EL NORTEPalencia

Los responsables de UPA en Castilla y León han instado a Fiscalía a actuar de oficio ante un posible delito contra la salud pública ante la «inacción» de la Junta para atajar la superpoblación de topillos en la provincia de Palencia que podría ser, a su vez, la causa de que sigan apareciendo incidencias de tularemia en humanos con trece casos, según sus datos.

La organización agraria justifica la petición de actuación de Fiscalía en la necesidad de velar por el cumplimiento de la ley en interés de toda la sociedad, «en este caso especialmente de la población del medio rural, y de los profesionales de la agricultura, los más expuestos a esta enfermedad».

«Consideramos que la inacción del Gobierno autonómico podría serconstitutivo de delito por no tomar medidas de higiene y limpieza enzonas y reservorios donde estos roedores se multiplican a granvelocidad y con su expansión se puede potenciar el desarrollo de latularemia entre humanos», argumenta la organización.

UPA ha lamentado la falta de actuaciones por parte de Gobierno autonómico a pesar de que la OPA lleva semanas denunciando que se han registrado ya «demasiados» casos de tularemia, posiblemente provocados por la plaga de topillos que se están detectando con origen en Tierra de Campos, como en 2007.

UPA ha lamentado en concreto que no se actúe en defensa de la población del medio rural y ha cuestionado que cuando se produce el accidente de una cigüeña o de un lobo se pongan «sin reparo» alguno todos los recursos públicos en forma de Medio Ambiente, Protección Civil e incluso los Bomberos, «si es necesario».

«De ahí que nuestra organización se pregunte una vez más, y no tengarespuesta, a por qué no se hace nada desde las autoridades competentes cuando de lo que además estamos hablando es del peligro de que los agricultores puedan contraer enfermedades», ha sentenciado la organización.