La incertidumbre económica vuelve a perjudicar la venta municipal del suelo en Palencia

Terrenos del Paseo de la Julia, junto al parque Ribera Sur, la Fábrica de Armas y el Camino de la Torrecilla que se quieren poner a la venta./Antonio Quintero
Terrenos del Paseo de la Julia, junto al parque Ribera Sur, la Fábrica de Armas y el Camino de la Torrecilla que se quieren poner a la venta. / Antonio Quintero

El Ayuntamiento ve con preocupación que se frustre otra operación necesaria para dar cumplimiento a las sentencias urbanísticas que proceden de la etapa de Heliodoro Gallego

José María Díaz
JOSÉ MARÍA DÍAZPalencia

Nuevo disgusto para las concejalías de Urbanismo y Hacienda del Ayuntamiento. Otro concurso para la venta de una parcela de suelo municipal que queda desierto, y con este ya se acercan a la veintena. Afortunadamente, no han sido todos seguidos y los últimos intentos de enajenación del patrimonio municipal del suelo que se han llevado a cabo se han cerrado con operaciones satisfactorias para el Consistorio. Sin embargo, en esta ocasión, todo parece indicar que el expediente será declarado desierto por la ausencia de compradores.

El plazo para presentar ofertas por una de las parcelas municipales situadas en el paseo de la Julia finalizó el pasado lunes y no se recibió comunicación de ninguna empresa, por lo que, a la espera, poco probable, de que pueda llegar alguna propuesta remitida por correo, el Ayuntamiento da ya prácticamente por cerrada en falso una operación que en principio parecía más que viable, ante el interés demostrado en diversas ocasiones por diversas empresas del sector de la construcción y la promoción inmobiliaria, que se habían dirigido al Ayuntamiento para que pusiera más suelo en el mercado.

Para el Consistorio era una operación muy importante, puesto que además de estimular la actividad uno de los sectores económicos que en mayor medida se vieron sacudidos por la crisis, permitía también dar nuevos pasos adelante en el cumplimiento de las sentencias urbanísticas del Sector 8, una de las más difíciles de resolver «herencias envenenadas» procedentes de la anterior etapa de gobierno del PSOE, ya que se trata de procedimientos judiciales derivados de la venta irregular del suelo municipal en los años 2003 y 2004, cuando gobernaba el socialista Heliodoro Gallego.

La historia de estas sentencias es harto compleja, pero puede resumirse en una obligación para el Ayuntamiento de recuperar terrenos por un valor cercano a los 8 millones de euros, que fue el precio por el que se vendieron dos parcelas del actual barrio de Nueva Balastera. Se trató de dos operaciones declaradas ilegales por los tribunales, al haberse destinado el suelo público para la construcción de viviendas de precio libre, en lugar de casas de protección oficial, tal y como establece la normativa de urbanismo de Castilla y León. Al encontrarse los pisos ya construidos, se condenó al Ayuntamiento a recuperar suelo por el mismo valor de venta, es decir, 3,8 millones de euros por un lado y 4,3 millones, por otro, en un proceso que todavía no ha finalizado, a pesar de que han transcurrido casi doce años de la primera de las sentencia.

Y es en este contexto en el que se encuadra la venta de este terreno situado en el Paseo de la Julia. Concretamente, se trata de la parcela 51 del UZPI (antiguo Sector 12) del Plan General de Urbanismo, situada en la confluencia del Paseo de la Julia y el Camino de la Torrecilla. El solar dispone de 6.287,39 metros cuadrados, de los que 5.268 son edificables y pueden construirse viviendas, garajes, trasteros, con compatibilidad también para despachos profesionales, pero siempre de protección oficial. El precio de salida de la venta ha sido de 1.892.647,24 euros, a los que hay que sumar el IVA y al cierre del plazo de presentación de ofertas, el pasado lunes, no se había recibido ninguna, aunque todavía podría recibirse alguna remitida por correo, siempre que se hubiese sellado antes de la fecha de fin del plazo.

Otra vez desierto

El hecho de que el concurso haya quedado desierto ha causado una notable sorpresa en el Ayuntamiento, ya que había empresas que se habían interesado por los terrenos, pero todo parece apuntar a que la incertidumbre política y económica de los últimos meses haya llevado a los posibles compradores a mantener una actitud prudente en la compra de terrenos, en los que es necesaria también una importante inversión económica para la construcción de los edificios, que, además, deben ser obligatoriamente de protección pública y nunca de precio libre de mercado.

Así, el equipo de gobierno municipal, del PP, se ve en la imposibilidad de cumplir uno de sus objetivos para este mandato, que era la solución definitiva para el problema económico que suponía la herencia de sentencias urbanísticas procedentes de los mandatos socialistas. El concejal de Hacienda, Sergio Lozano, ha recordado que se trataba de la complicada cifra de 12 millones de euros, ya que a las dos sentencias del Sector 8, que sumaban por sí solas algo más de 8 millones de euros, había que sumar otros fallos judiciales, que también conllevaban importantes gastos para el Ayuntamiento.

Así, el edil del PP, una vez cumplida con la primera sentencia del Sector 8 y con gran parte de los restantes gastos judiciales, confiaba en que en los próximas semanas la cuantía del problema urbanístico derivado de la segunda sentencia se hubiese visto reducido cerca de 860.000 euros, ya que se confiaba en vender esta parcela por 1,89 millones de euros. Sin embargo, al haber quedado desierto el procedimiento de concurso público, seguirá siendo necesario vender suelo por un valor de en torno a 2,6 millones de euros.