La red hidráulica y la pavimentación centran los Planes Provinciales de Palencia

Reunión con los alcaldes, en el Centro Cultural Provincial. /Marta Moras
Reunión con los alcaldes, en el Centro Cultural Provincial. / Marta Moras

La Diputación explica en una jornada con 150 alcaldes los requisitos de la convocatoria bienal

El Norte
EL NORTEPalencia

El bullicio de la plaza de los Juzgados, en la puerta del Centro Cultural Provincial de Palencia, denotaba que algo importante se iba a debatir en el salón de actos del edificio provincial. Centenares de alcaldes y secretarios esperaban en la puerta para acceder a una reunión explicativa de los Planes Provinciales. Un mes para solucionar dudas y plantear en qué se va a invertir ese dinero que destina la institución provincial a los ayuntamientos.

Para esta convocatoria dos servicios centrarán principalmente estas ayudas, la red de abastecimiento de agua y la pavimentación de las calles y caminos. Eso mismo se explicó ayer a los regidores con los requisitos y novedades que recoge la convocatoria de los Planes Provinciales, abierta ya a la presentación de proyectos tras se aprobada por el pleno del 25 de julio. Como novedad, en los planes de 2020-2021 se mantendrá el reparto de financiación en todas las obras de redes de ciclo hidráulico (80% Diputación y 20% ayuntamientos), mientras el importe de la parte destinada a pavimentación no supere el 40% (límite cifrado hasta ahora en el 25%).«Eficacia, flexibilidad, objetividad, solidaridad y descentralización son los principios en los que se va a fijar esta colaboración en la provincia. Esta convocatoria viene desde el consenso de los grupos políticos dentro de un marco de acuerdo que hace dos años tuvo lugar en la institución provincial», ha afirmado la presidenta de la Diputación, Ángeles Armisén.

Los Planes Provinciales, que posibilitarán el próximo año unas inversiones en el medio rural palentino superiores a los 8,7 millones de euros, constituyen un «ejemplar» mecanismo de cooperación entre las administraciones locales, al que pueden acudir con sus proyectos los 190 ayuntamientos de menos de 20.000 habitantes -todos los de la provincia excepto la capital-, así como las mancomunidades y las juntas vecinales. «Aprovechó para reivindicar la colaboración del resto de administraciones en los planes provinciales, como la del Estado y la autonómica», sentenció la presidenta.

Ángeles Armisén reconoció y agradeció, asimismo, a los alcaldes y concejales de los pueblos su especial sensibilidad y atención continua para detectar y seleccionar las inversiones prioritarias en sus respectivos municipios, lo que permite que los Planes Provinciales impulsen obras y servicios básicos para los pueblos, así como cumplir con más rigor la finalidad esencial de dicho programa.

La Diputación empezó a convocar y tramitar los planes con carácter bienal desde el periodo 2018-2019, con tres objetivos: la mejora y la flexibilidad en la gestión, el avance más ágil en los procedimientos y el adelanto de los plazos de ejecución, y finalmente un mejor aprovechamiento de los recursos económicos que para este fin emplean las administraciones locales, con la aplicación al programa de cuantas rebajas en las contrataciones se vayan produciendo.

En la convocatoria, la institución provincial asigna unas cantidades provisionales en función de tres criterios: la población con un mecanismo corrector para que los pueblos que registran una merma demográfica no resulten perjudicados—, la dispersión de los habitantes en varios pueblos dentro del municipio, y por último la rebaja que se logra al contratar las actuaciones, al primarse tal ahorro en la gestión. «En la pasada legislatura hubo un incremento de un 19%. La Diputación, en los momentos de crisis, mantuvo esa apuesta, en cambio en otras instituciones se llegó a suspender», ha apuntado Armisén.

Como en convocatorias anteriores, la Diputación aportará en los Planes Provinciales de 2020 y 2021 la parte mayoritaria de la financiación, que supone el 70% ó el 80% según el tipo de obra. Este último caso -en el que municipios, mancomunidades y juntas vecinales tan solo sufragan el 20% restante— se establece para todas las obras del ciclo del agua (abastecimiento, tratamiento, potabilización, canalizaciones, depósitos, alcantarillado…), así como en las iniciativas para una mayor eficiencia energética en el alumbrado público, o para el uso de energías renovables en la calefacción y la producción de agua caliente sanitaria. También se plantea esa proporción (80%-20%) en proyectos que implique la supresión de barreras urbanas y arquitectónicas.

La aportación municipal llega al 30% en las obras de edificios, de urbanización de vías públicas, de caminos rurales y de instalaciones para usos deportivos. Los Planes Provinciales también sirven para cofinanciar entre la Diputación de Palencia (70%) y los ayuntamientos (30%) los proyectos de implantación y mejora de espacios y zonas de telecomunicaciones abiertas mediante redes inalámbricas (wifi/wimax) de titularidad municipal, con el fin de que los vecinos puedan acceder a Internet mediante cualquier dispositivo de navegación (portátil, tableta, teléfono móvil…).

El criterio demográfico ya registró desde los planes de 2017 una subida de 14 a 16 euros por habitante y año (+14,3%). Asimismo, en los de 2016 se había aumentado de 2.800 euros a 4.000 euros (+43%) la cantidad por cada uno de los núcleos de población que pertenezcan, aparte del principal, al mismo municipio. Por ejemplo, en el caso de Osorno, esto supone que en los Planes Provinciales de 2019 añade a su asignación por población (107.982 euros) la cantidad de 12.000 euros por los núcleos de Las Cabañas de Castilla, Santillana de Campos y Villadiezma. Asimismo, también se asigna esa misma cifra suplementaria (4.000 euros) por cada entidad de ámbito territorial inferior al municipio (junta vecinal) que incluya el término. En el municipio de La Pernía, por ejemplo, supondrán 44.000 euros más en 2019, al existir once de esas entidades.

No obstante, con el ánimo de no perjudicar a las poblaciones más pequeñas, la Diputación ya previó en las bases de los planes 2018-2021 que los incrementos en las cantidades fijas por población subieran de forma inversamente proporcional a la población. De ese modo, aunque la cantidad fija por población ya ha subido el 18% de media, con estos Planes 2020-2021 los municipios de menos de cien habitantes verán aumentar su asignación por población en torno al 33%, por unas subidas que rondan el 12%-13% en los municipios con más de dos mil habitantes.