El hermano de la niña de Palencia fallecida evoluciona de forma favorable

Exterior del colegio Blas Sierra. /A. Quintero
Exterior del colegio Blas Sierra. / A. Quintero

La Junta sigue investigando las causas de la muerte de la menor, a la vez que traslada tranquilidad a las familias dado que no se trata de meningitis ni de otra enfermedad contagiosa

El Norte
EL NORTEPalencia

La Junta de Castilla y León ha informado hoy de que el niño de 4 años ingresado este martes en el Hospital Clínico de Universitario de Valladolid, hermano de la niña de 7 años fallecida el domingo, evoluciona de forma favorable, si bien permanece en observación a la espera de los resultados de las pruebas que se le han practicado.

Noticia relacionada

El niño fue trasladado el martes al Hospital Clínico Universitario de Valladolid por un cuadro clínico de fiebre y vómitos. La Junta insistió en que el estado del niño no revestía gravedad, pero que se han tomado medidas extraordinarias.

No obstante, los representantes sanitarios y educativos que acudieron el martes por la tarde a una reunión informativa al colegio de los niños, recalcaron también que los síntomas de los dos hermanos no han sido parecidos.

La preocupación es palpable en la comunidad educativa. Precisamente, dirigentes de la Junta de Castilla y León (del Servicio Territorial de Sanidad, el Complejo Asitencial Universitario y la Dirección Provincial de Educación, junto al delegado de la Junta, Luis Domingo González) acudieron el martes por la tarde al colegio Blas Sierra a facilitar información a las familias tras la inquietud que habían manifestado.

Una niña de 7 años, alumna de segundo de Primaria del colegio, falleció el domingo en el Hospital Universitario de Burgos al que fue derivada desde el Complejo Asistencial de Palencia, sin que los médicos nada pudieran hacer por salvarle la vida. La menor no se había incorporado a clase después de los días carnaval, afectada de un proceso catarral de varios días de evolución, pero en la tarde del sábado, con fiebre muy alta, sufrió un cuadro clínico de hipotensión y deterioro progresivo del estado general que la condujo a un estado de ‘shock’, lo que motivó su ingreso en el Hospital Río Carrión en estado de gravedad, donde se le aplicó un tratamiento de urgencia para revertir su situación, pero que fue inútil para salvar su vida, ya que falleció en Burgos al poco tiempo de su traslado.

La Junta de Castilla y León ha subrayado que todas las pruebas realizadas, tanto analíticas como exploraciones complementarias, evidencian que no existe una patología infecciosa, y menos una meningitis, enfermedad que se descartó en el Complejo Asistencial de Palencia desde un primer momento. Tampoco la autopsia realizada evidencia de forma macroscópica la causa de la muerte de la menor, si bien la Junta ha tomado más muestras para su análisis.

Las pruebas iniciales efectuadas en el hospital dieron un dato analítico alterado, el de la acidosis metabólica (un incremento en la acidez del plasma sanguíneo, que es, por lo general, una manifestación de trastornos metabólicos en el organismo), pero tampoco fue determinante para concretar el motivo del fallecimiento.

El cuadro que presentó la niña fue muy atípico y de una virulencia enorme, a pesar de que todas las pruebas que se le practicaron dieron resultados normales.

La Junta de Castilla y León ha recalcado hoy que no existe ninguna novedad sobre la investigación que se realiza para determinar las causas del fallecimiento de la niña.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos