Herido grave un camionero de Palencia tras cruzar la mediana y acabar volcando en Orense

El camión, volcado en una finca. /Lucía
El camión, volcado en una finca. / Lucía

R. M. M. fue evacuado en helicóptero al hospital y su acompañante, D. F. M., vecina también de Palencia, sufrió lesiones leves

El Norte
EL NORTEPalencia

Un camionero vecino de Palencia, R. M. M., tuvo que ser trasladado en helicóptero el pasado jueves al Complejo Hospitalario Universitario de Ourense (CHUO) a consecuencia de las lesiones que sufrió tras salirse con su vehículo en la A-52, en el término municipal de Trasmiras (Orense). El camión cisterna cruzó la mediana, invadió el carril contrario y acabó volcando en una finca aledaña a la vía después de precipitarse por un desnivel.

El camionero herido tuvo que ser rescatado por los bomberos de entre el amasijo de hierros en que acabó convertido el camión cisterna, que transportaba más de 25.000 litros de óxido de calcio (cal viva). Según publica el periódico La Región en su página web, el camionero se hallaba atrapado tras el siniestro entre el asiento del conductor y el motor, mientras que su acompañante, D. F. M., una mujer también vecina de Palencia, sufrió heridas leves y salió por su propio pie del vehículo y tuvo ser evacuada en ambulancia al hospital.

Los guardarraíles doblados.
Los guardarraíles doblados. / La Región

Varias llamadas al Servicio de Emergencias 112 de Galicia sobre las 17:30 horas alertaron del accidente, que se produjo en la A-52 cuando el camión, que circulaba en dirección hacia el parque empresarial de A Veigadaña, en Mos (Pontevedra), cruzó la mediana e invadió los carriles en sentido hacia Benavente (Zamora), precipitándose por un desnivel y volcando en una finca.

La carga de óxido de calcio no está catalogada como material peligroso, aunque los bomberos decidieron enfriar la cisterna del camión con el fin de evitar un posible incendio o explosión.

Los bomberos y los profesionales sanitarios del 061-Urgencias Sanitarias contaron también con la colaboración de los agentes de la Guardia Civil de Tráfico y con la brigada de mantenimiento de la autovía, que tuvo que reparar los guardarraíles de los carriles, que quedaron completamente doblados tras el impacto.

Al cierre de esta edición, R. M. M. permanecía ayer en la Unidad de Reanimación del Complejo Hospitalario Universitario de Ourense, según pudo constatar este periódico.