Rozalén toca el corazón de Palencia en un hermoso concierto

Rozalén, junto a la intérprete de lengua de signos Beatriz Romero. /Marta Mor
Rozalén, junto a la intérprete de lengua de signos Beatriz Romero. / Marta Mor

La artista manchega se mete al público del Parque del Salón en el bolsillo con su música llena de mensaje y su sencillez

Marco Alonso
MARCO ALONSOPalencia

En este mundo insensible en el que vivimos, resulta muy agradable observar que alguien hace sentir algo a los demás usando algo tan simple, y a la vez tan complejo, como la voz. Ahora, que huimos de los problemas como gallinas con un gesto tan sencillo como cambiar el canal de la tele, es de agradecer que un persona sea capaz de ponerte la piel de eso, de gallina, y te recuerde que sí, que pese a todo eres humano. De todo eso fue capaz Rozalén en Palencia, donde esta artistaza puso de manifiesto que no hace solo música, que genera conexiones, y es que creó un ambiente casi místico que permitió a muchos de los asistentes tener la sensación de que se les estaba cantando al oído.

Entrevista previa al concierto

Esos oídos a los que cantó ayer Rozalén disfrutaron de lo lindo. Yunques, estribos y martillos de unos y otros se movieron al son que marcaba la manchega mientras miles de bocas no dejaban de cantar. Pero los pequeños huesecillos que nos permiten gozar de la música no fueron los únicos que se menearon durante la actuación. María de los Ángeles, que así se llama esta ecléctica cantante, removió a los presentes tanto por fuera como por dentro, y no fueron pocas las personas que notaron su mirada mientras decía eso de «fueron cuatro los segundos que pasaron hasta que pude encontrarte entre los rostros congelados», y es que su capacidad para llenar el escenario es para que se te congele algo más que el rostro.

La actuación repasó todos los éxitos que sus incondicionales han escuchado hasta la extenuación en su YouTube, esa plataforma que le permitió darse a conocer y llegar a millones de personas a golpe de clic.

La Puerta Violeta abrió el concierto con su claro mensaje contra las agresiones machistas y luego llegó el turno de Vivir, cuyos beneficios se destinan a la Asociación Española Contra el Cáncer. Estos dos temas sirvieron para que se pudiera percibir que los vínculos de unión que se generan entre Rozalén y el público en sus directos poco o nada tienen que ver con esas relaciones cibernéticas que se crean cuando uno escucha su música en YouTube. De hecho, los que pasaron por el parque del Salón sin ser muy 'fans' de la que estaba sobre el escenario acabaran rendidos a sus pies tras disfrutar de sus canciones, de esos temas que empujan a quienes los escuchan a dibujar una puerta violeta en la pared para acceder a un mundo mágico en el que los problemas más graves de la vida ayudan a aprender a reír porque «solo así se aprende a valorar».

Está claro, las visualizaciones del canal de Rozalén en YouTube se multiplicarán después de lo que se vio ayer en Palencia. Esta mujer tiene en los ojos girasoles y durante su actuación fue la estrella que más brilló en el firmamento palentino, al que ascendió llegada directamente del universo virtual. Va a ser verdad que las hadas existen, ayer miles de personas escucharon cómo una les cantaba al oído.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos