El obispo dedica atención a la España vaciada en la homilía de San Antolín

El obispo bendice las reliquias del santo. /Antonio Quintero
El obispo bendice las reliquias del santo. / Antonio Quintero

Manuel Herrero recuerda a los que viven solos y a las familias más desfavorecidas, y pide disculpas por las molestias de las obras de la catedral

INÉS MACHOPalencia

San Antolín se ha festejado en Palencia con la eucaristía en honor del patrón, si bien las obras que se ejecutan en la catedral han alterado la jornada por cuanto han creado cierta confusión entre los fieles y numerosos palentinos que han querido participar de la fiesta. El propio obispo de Palencia, Manuel Herrero, ha pedido disculpas por las molestias ocasionadas por las obras, que han obligado a celebrar la misa en el trascoro de la catedral en lugar del altar mayor.

En su homilía, el obispo ha querido recordar a todos aquellos que viven en la 'España Vaciada' y a quienes se ven obligados a emigrar. No ha sido nuevo el mensaje del prelado pidiendo que «no olvidemos a ancianos, enfermos y los jóvenes, y especialmente de los que están solos, viven o malviven y a veces mueren solos, en nuestros pueblos y ciudades porque no tienen familiares o vecinos que se preocupen de ellos y los acompañen». Respecto a la soledad, ha dicho que es «una de las pobrezas actuales que reclaman nuestra atención en esta tierra nuestra vacía y vaciada y en esta sociedad de la globalización y de la comunicación».

También ha dedicado atención a las familias palentinas más desfavorecidas, haciendo un llamamiento a todas las instancias, públicas o privadas, para prestarles atención. El prelado ha pedido además «compromiso personal y colectivo en la política, en el barrio, en la asociación, en la empresa, en el trabajo, en la peña, en el club, en ONGs y allí donde estemos» para servir a los pobres.