Palencia 'sacia sus ganas de volar' de la mano de Maldita Nerea

El cantante de Maldita Nerea, con el micrófono en ristre durante su actuación en Palencia./Marta Moras
El cantante de Maldita Nerea, con el micrófono en ristre durante su actuación en Palencia. / Marta Moras

El grupo liderado por Jorge Ruiz ofrece un concierto plagado de grandes éxitos seguido por miles de espectadores

Marco Alonso
MARCO ALONSOPalencia

Llevan una maldición en el nombre, pero ni una docena de velas negras de la mismísima Bruja Lola sería capaz de bajar a este grupo del pedestal que ocupa desde hace años en el pop nacional. Maldita Nerea ofreció ayer un concierto en Palencia en el que sonaron todos sus éxitos y en el que miles de personas cantaron al unísono eso de «Si la llevas a bailar, es una estrella abriendo camino. Y yo la seguiré». Y vaya si la siguieron.

El concierto arrancó con Jorge Ruiz muy enchufado. El cantante deseaba agradar desde el inicio, en el que sonó su tema Me pesan las alas, ese que dice aquello de «he amanecido en el planeta equivocado». Pero el planeta Palencia se convirtió desde el principio en un ecosistema al que el grupo se adaptó a las mil maravillas. De hecho, solo hubo que esperar una canción más para que los cánticos del público se comenzaran a escuchar casi a los mismos decibelios que al propio cantante. Sonaba ¿No Podíamos Ser Agua? y el parque del Salón ya estaba completamente empapado de sintonía con los que estaban sobre el escenario.

En el mundo genial de las cosas que dice Jorge Ruiz habita todo un universo de sabiduría, y solo hay que pararse a pensar en sus letras para darse cuenta. Este filósofo con piel de cantante se siente tan cómodo con un micrófono en ristre como en su escritorio con una pluma en la mano. Y es que ayer se le vio disfrutar tanto como el día en el que la protagonista de su tema No pide tanto idiota encuentre por fin a alguien que «le escriba su canción, que la escuche, que le preste atención».

Jorge encontró ayer algo similar a eso que reclama la protagonista de su tema. El vocalista vio como el público palentino se encontraba casi absorto en cada canción y esa frase que ha tornado en himno, la que dice aquello de «probablemente no encontremos el camino, pero nos sobrarán las ganas de volar» se escuchó con tanta fuerza que parecía que las miles de personas congregadas quisieran llegar hasta las nubes, por mucho que a la mayoría les pesaran las alas. Y es que, ya llevamos muchos días de fiesta y mantener el vuelo cuesta, pero hay que reservar fuerzas para el concierto de hoy, al que El Arrebato viene dispuesto a decir a Palencia eso de Búscate un hombre que te quiera, aunque parece que la ciudad ya lo ha encontrado: se llama Jorge Ruiz y es el cantante de Maldita Nerea.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos