La gran fiesta de Maricarmen

Los integrantes de La Pegatina, durante la actuación. /Marta Moras
Los integrantes de La Pegatina, durante la actuación. / Marta Moras

La Pegatina arrolla en el parque del Salón con sus rimos festivos y sus ganas de divesión

JESÚS GARCÍA PRIETOPalencia

No hay una verbena o una fiesta que se precie sin una canción de La Pegatina. Sus conciertos se han convertido en auténticas fiestas multitudinarias, uno de los motivos por los que la banda catalana han titulado a la gira de conciertos 'La fiesta más grande', y ayer el título se hizo realidad en el parque del Salón.

Tres años hacía desde la última vez que el grupo visitaba la capital palentina, y una vez más no decepcionó. Con más de quince años de trayectoria, cinco discos a sus espaldas, un documental e incluso un videojuego, los catalanes interpretaron los temas de su último trabajo 'Ahora o nunca', además de otros de su repertorio, como los ya popularmente conocidos 'Maricarmen' (llevando a todo el público al 'after hour' de la noche palentina), 'Lloverá y yo veré' o 'Heridas de guerra'. La banda fusionó todo tipo de estilos, pasando del merengue a la rumba o al ska, para acabar enloqueciendo a la gente con 'punk gitano' o cánticos hooligans.

El público baila con los rítmicos compases de La Pegatina.
El público baila con los rítmicos compases de La Pegatina. / M. M.

Confeti, trompetas y palmas precedieron la entrada de los músicos que comenzaron su show con la melodía de 'Y volar', antes de hacer saltar de alegría a los espectadores y de cantar el segundo tema de la noche 'Non e facile', muestra de la diversidad cultural y versatilidad de la que hacen gala La Pegatina desde sus inicios en el mundo de la música, ya que la formación canta sus temas en más de siete lenguas.

El cantante de la formación Adrià Salas, lo avisó antes del concierto. «Nos lo pasamos muy bien la última vez que estuvimos. Palencia fue uno de los descubrimientos del año. Venimos sabiendo como es la ciudad y las ganas con las que se lo va a tomar el público», afirmaba. El espectáculo de la banda catalana hizo entrar en calor al público desde el comienzo del concierto con una colorida iluminación y canciones para todos los gustos que convirtieron la noche palentina en una gran verbena, a punto de poner definitivamente el punto y final al programa musical de las fiestas de San Antolín 2019, un honor que esta noche les cederán al trío leonés Café Quijano.