Roca Rey permanece en la UCI de Palencia por un severo traumatismo craneoencefálico

Roca Rey, cogido por el toro en Palencia. /
Roca Rey, cogido por el toro en Palencia.

Las pruebas médicas han descartado fracturas en la cabeza o las cervicales, aunque el diestro debe permanecer en reposo absoluto durante varios días

EL NORTE palencia

El diestro peruano Andrés Roca Rey, cogido de manera espeluznante por su primer toro en la segunda corrida de abono en Palencia, permanece en observación en la Unidad de Cuidados Intensivos (UCI) del hospital Río Carrión de la capital palentina, ha informado a Efe su apoderado, José Antonio Campuzano. El diestro será trasladado a Sevilla, presumiblente este viernes o el sábado, si la recuperación sigue adelante y no se detecta ningún nuevo problema.

Campuzano ha desvelado que las pruebas a las que ha sido sometido "descartan fracturas tanto en el cráneo como en las cervicales", pero al ser reincidente (reaparecía después del grave percance que sufrió el pasado 18 de agosto en Málaga) los galenos han optado por dejarlo en observación en la UCI como protocolo de seguridad.

Lo que sí ha sufrido es una pequeña fractura en la parte izquierda del pómulo, que, según les ha advertido un cirujano maxilofacial de este centro hospitalario palentino, que, sin embargo, no necesita cirugía e irá soldando poco a poco por sí solo.

Los doctores han aconsejado también "reposo absoluto" durante varios días, de ahí que tanto José Antonio Campuzano como su otro apoderado, Ramón Valencia, hayan decidido esperar a ver cómo pasan los días y su evolución para tomar una decisión sobre si podrá afrontar o no los compromisos que tiene cerrados de aquí a final de temporada.

Roca Rey resultó cogido por el tercer toro de la corrida de la ganadería del Charro de Llen, que le echó mano al iniciar una tanda al natural, lanzándolo por aires, pasándoselo de pitón a pitón y, una vez en el suelo, volvió a hacer por él para propinarle golpes por todas las partes del cuerpo.

El peruano quedó inerte y boca arriba en el albero y fue trasladado a toda prisa a le enfermería donde los doctores pudieron apreciar que, pese a no llevar ninguna cornada, el torero presentaba una fuerte conmoción que le hizo desorientarse y no sabes siquiera donde se encontraba en ese momento, lo que hizo que le derivasen a un centro hospitalario para un estudio en profundidad.

El parte médico emitido tras ser asistido en la enfermería de la plaza, y que firma el doctor Rafael Sánchez, recoge lo siguiente:

"Conmoción cerebral y traumatismo craneoencefálico. Pasa a la enfermería donde es monitorizado, objetivándose constantes vitales dentro de la normalidad. Glasgow 13. Reflejos normales. Exploración neurológica: desorientación temporo-espacial y visión borrosa. Exploración: contusión erosiva en región cervical. Se le traslada al Hospital Río Carrión en ambulancia monitorizada".

Estaba previsto que también toreara en Valladolid, en las ferias de la Virgen de San Lorenzo.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos