El 7,7% de los fallecidos en accidente de tráfico en Palencia es motorista

Un joven resulta herido en un accidente con su moto en Villamuriel. /Brágimo/Ical
Un joven resulta herido en un accidente con su moto en Villamuriel. / Brágimo/Ical

El incremento de los vehículos de dos ruedas favorece al aumento de la siniestralidad

Álvaro Muñoz
ÁLVARO MUÑOZPalencia

Uno de los datos más preocupantes en los últimos años en relación a la siniestralidad en España es el alto índice de accidentes de motoristas en las carreteras nacionales. Un perfil de accidente que no para de crecer. Según los últimos datos de accidentalidad en el país con motocicletas y ciclomotores, el 7,7% de los fallecidos en la provincia es motorista, según la Asociación Profesional de Empresas Formadoras en Seguridad Vial (Formaster). Un dato que aumenta 10 puntos y alcanza el 18% respecto a los conductores de motocicletas o de un ciclomotor heridos que necesitaron hospitalización en Palencia tras un accidente de tráfico.

Para Formaster y para la Asociación de Autoescuelas de la Provincia estos datos reflejan la falta de formación específica de los conductores de motos que conducen con carné B (este tipo de vehículos pueden ser pilotados por conductores con tres años de carné de turismo). «Es preocupante que se incremente la estadística de mortalidad en la provincia. La empresa que hace el estudio hace referencia a la falta de formación en los conductores. En esos análisis se apunta que las motos de hasta 125 centímetros cúbicos, que no requieren demostrar unos conocimientos teóricos y prácticos, no necesitan un carné determinado y queda patente que pueden ser peligrosas. Es necesaria una formación para ver que la carrocería es el propio piloto», apuntó ayer el presidente, Juan Manuel Casañé, que no ve ninguna diferencia entre motos de una cilindrada menor con otras de más potencia. «Que vaya más despacio es lo de menos, los riesgos son similares. Los principios básicos no los tienen. La gente es consciente y bastantes conductores se interesan en formarse y nos dicen que no saben andar en moto. Vienen a un centro de formación de conductores y reciben prácticas y clases teóricas. Al final la ley es la ley. Hay gente que es muy consciente y se preocupa de aprender», continuó.

Pero el incremento de la siniestralidad viene precedido, según las autoescuelas, por la adquisición de más motos en busca de un mejor medio ambiente y movilidad. «Hay que abrir el abanico. Hay un incremento de un 30% de matriculaciones de vehículos de dos ruedas y eso tiene un precio. Hay crisis y el que se compra una moto no es por placer, es porque se orienta a una cierta movilidad. De esta forma, se incrementan los accidentes y se merma la de cuatro ruedas porque esos usuarios dejan de coger el coche. Hay datos que falsean la realidad porque hay que contar con ese 30%. Es un orgullo decir que estamos a la cabeza del incremento de la movilidad de dos ruedas, pero el precio es este», afirmó Casañé.

Y es que la provincia ha vivido en los últimos meses un pequeño repunte de matriculaciones para obtener el permiso de moto. El motivo, el aumento de las plazas de oposición. «En los últimos meses se han incrementado las matriculaciones para el carné de motos por las oposiciones. Policía, Policía Local... El nivel de exigencia del permiso de moto convencional es muy elevado. Nos garantiza una seguridad para esos vehículos. También hay un repunte en otros usuarios, pero antes estábamos en mínimos», señala el presidente, que califica la infraestructura provincial de buena, aunque pone algún pero. «Hay que dar una vuelta a las carreteras. En Palencia hay que mejorar algunas como la de Santander o determinados guardarraíles, pero son de lo mejor de España. La calidad es buena. Tenemos mala suerte porque Palencia somos itinerario europeo y muchas personas pasan por la provincia. Quizás, los conocimientos, la prevención de accidentes y la cultura de estos conductores no es la misma que la nuestra. Nos toca 'pagar' determinada siniestralidad que, aunque haya sido en nuestra provincia, no nos corresponde. Los conductores de Palencia están muy preocupados», prosiguió.

A nivel nacional, el 34% de los heridos graves, más de 3.200, fueron motoristas. De cada 100 accidentes donde estaba involucrado un motorista, 11 de ellos resultaron heridos graves con necesidad de hospitalización o fallecieron. Un dato que deja entrever, según Formaster, que hay que mejorar la relación motorista-coche en las carreteras nacionales.