El exalcalde de Velilla afirma que intentó «contratar gente de la forma más justa»

El exalcalde de Velilla Gonzalo Pérez, de espaldas, en la sala de vistas número 2 de la Audiencia Provincial de Palencia./Antonio Quintero
El exalcalde de Velilla Gonzalo Pérez, de espaldas, en la sala de vistas número 2 de la Audiencia Provincial de Palencia. / Antonio Quintero

El fiscal mantiene para Gonzalo Pérez 13 años de inhabilitación por presunta prevaricación

Álvaro Muñoz
ÁLVARO MUÑOZPalencia

La Audiencia Provincial de Palencia dejó visto para sentencia el juicio contra el exalcalde de Velilla del Río Carrión, el popular Gonzalo Pérez Ibáñez, por un presunto delito continuado de prevaricación administrativa y para quien el Ministerio Público pide la inhabilitación especial para empleo y cargo público por tiempo de trece años, y la acusación particular, que ejerce el grupo municipal del PSOE en el Ayuntamiento de Velilla, por quince años. En el auto judicial consta que el regidor de Velilla y exdiputado provincial desoyó los informes del secreatario-interventor municipal, formalizando diversos contratos que incumplían los requisitos exigidos por la Ley del Estatuto Básico del Empleado Público, tales como la publicidad adecuada o la existencia de un tribunal o comisión de selección.

«Hemos estado 10 años contratando así, como se hace en todos los sitios. Siempre hemos intentado contratar a la gente de la mejor manera y de la forma más justa. La situación del Ayuntamiento nos abocaba a hacer eso», aludió en su defensa el exalcalde popular, que reconoció que el secretario del Ayuntamiento, Eladio Castro, le advirtió de la situación. «El secretario me dijo que no se ajustaba a derecho», continuó Pérez Ibáñez, alcalde de la localidad norteña entre 2007 y 2019.

El procedimiento de la convocatoria pública de las ofertas de empleo, según Gonzalo Pérez, era el mismo que se venía llevando a cabo antes de ser él el alcalde del municipio. «Poníamos el anunció en diferentes puntos del pueblo y la gente se apuntaba. Si era un puesto más específico, había más requisitos», alegó el exregidor popular, que reconoció que «nunca» ha estado presente en ninguna elección. «Siempre había dos concejales, aunque yo evidentemente lo firmaba», prosiguió.

En su testimonio, Gonzalo Pérez, también añadió que nunca se encontró con ninguna queja de los habitantes de Velilla. «Después de diez años no hemos tenido ninguna queja ni de vecinos, ni de supuestas personas que podían haber resultado afectadas al no ser contratadas, ni del PSOE», desgranó Pérez, que se mostró sorprendido de que la administración regional censurara solo los contratos convocados por el Ayuntamiento de Velilla. «La Junta de Castilla y León impugnó los contratos del Ayuntamiento, en cambio los suyos, los de la Junta, no lo hizo, y eso que tienen los mismos criterios», recalcó.

Una vez conocida la sentencia del Tribunal Superior de Justicia, en 2016, el Ayuntamiento de Velilla «externalizó» las contrataciones. «No se volvió a hacer un contrato igual, con el coste que eso supone. Ahora es menos arbitrario y menos justo», afirmó Pérez, que aseguró que las contrataciones no respondían a ningún color político. «También se contrataron a familiares del PSOE», continuó.

Tras la intervención del acusado, el secretario-interventor del Ayuntamiento de Velilla, que declaró como testigo por la acusación particular al ostentar ese cargo desde 2002, afirmó que provocó los reparos en los contratos al no ajustarse a la realidad de la Ley desde 2015. «No existían bases, ni un tribunal de selección», puntualizó Eladio Castro, que informó de esta situación al exalcalde. «Cada vez que había un reparo en los contratos, se los trasladaba verbalmente y por escrito al alcalde», prosiguió el secretario. Asimismo, Castro reconoció que «nadie se me quejó en el Ayuntamiento».

También testificaron por la acusación particular, la actual regidora de Velilla, la socialista Belinda Mencía, que desmintió al exregidor popular. «Nos hemos quejado de la forma de contratar. En los plenos se ha manifestado y lo hacía como se dice vulgarmente 'a dedo'. Él (Gonzalo Pérez) decidía en las resoluciones», afirmó. Como testigo de la defensa declaró el exalcalde de Velilla Félix Bonillo, que ostentó ese cargo durante 20 años. «No encuentro ninguna diferencia entre la forma de contratar ahora y la de mi etapa. Se comunicaba la oferta en los tablones y se escogía a los más necesitados o los parados», remarcó Bonillo.

Por último, el exdelegado de la Junta en Palencia Luis Domingo González testificó por la defensa y aseguró que «no ha participado en ningún proceso selectivo».