La esencia palentina a través de un objetivo

Los participantes fotografían a Jerónimo Arroyo en el maratón fotográfico. /ANTONIO QUINTERO
Los participantes fotografían a Jerónimo Arroyo en el maratón fotográfico. / ANTONIO QUINTERO

150 participantes disfrutaron del IX Maratón Fotográfico de El Norte de Castilla

Paloma Aguado Carro
PALOMA AGUADO CARROPalencia

Entre el jolgorio y la fiesta que vivían las calles de Palencia, un grupo de fotógrafos aficionados se encargaban de inmortalizar la más pura esencia palentina. El IX Maratón Fotográfico 'Ciudad de Palencia', organizado por El Norte de Castilla, reunió a 150 participantes que, durante la mañana de ayer, trataron de capturar con sus cámaras la esencia de los barrios de Palencia a través de El Norte de Castilla y de los quioscos de la ciudad.

La cita, además, amenizada por la Feria de Artesanía que recorría al completo la Calle Mayor de Palencia y el festejo de los gigantes y cabezudos, mostró a los participantes los quioscos de prensa que perduran en la ciudad a través de un recorrido por diferentes calles. Quioscos, que han formado parte de la historia palentina a través de los periódicos que han dado voz a los principales acontecimientos de la provincia. Para recordar esta importancia y trasladar a los participantes a los años estrella de la prensa en papel, un vocero repartía el primer ejemplar de El Norte de Castilla en Palencia, en 1988, en la Calle Mayor al grito de «noticias, noticias, hoy en El Norte de Castilla».

Los participantes de la maratón comenzaron en la Plaza Mayor, capturando a Jerónimo Arroyo, situado a pocos metros de uno de los quioscos más emblemáticos de la capital. Los participantes avanzaron hacia la Avenida Castilla y llegaron al Pabellón Municipal de Deportes, donde un jugador del Palencia Baloncesto les esperaba metiendo canastas. Después, la ruta continuó por la Avenida de Asturias y la Plaza de León. Después, al pasar las vías del tren, la ruta continuó por la Calle de los Abetos y la Avenida de los Vacceos, donde los participantes fotografiaron más quioscos y descubrieron los encantos de los barrios palentinos. Por último, se reincorporaron al corazón de la ciudad y continuaron capturando con sus cámaras los diferentes puntos de venta y también, el jolgorio y la festividad de la Feria Chica.

Además, cerca de 40 niños participaron en la maratón y aportaron también su punto de vista personal sobre la ciudad de Palencia. Algunos participantes llevaban preparadas ideas concretas que luego ponían en práctica, mientras otros, se dedicaban a disfrutar de la jornada y a dejarse llevar por los encantos de la ciudad y del momento.

 

Fotos

Vídeos