Ecologistas traslada a la Fiscalía la muerte de rapaces electrocutadas en Palencia

Rapaces muertas por electrocución. /El Norte
Rapaces muertas por electrocución. / El Norte

El grupo ecologista recuerda que denunció hace ya tres años la aparición de aves muertas debajo de un transformador eléctrico, y que se ha repetido

El Norte
EL NORTEPalencia

Ecologistas en Acción comenzó a denunciar en agosto de 2016 la aparición de aves muertas debajo de un transformador eléctrico en el monte de Fuentes de Valdepero, y puso el hecho en conocimiento de la Junta de Castilla y León. En julio de 2018, se produjo otro episodio de electrocución en el mismo punto. Ecologistas indica que de nuevo se pidió al Servicio Territorial de Medio Ambiente que tomara cartas en el asunto, y que esta vez la Junta inició los trámites para contactar con el propietario de la instalación y transmitirle que pusiera solución al problema que suponen los tres apoyos del transformador. Un año después, en julio de 2019, vuelven a producirse más muertes «y desde la Junta de Castilla y León nos informan que no se ha hecho nada al respecto», recoge Ecologistas.

Todas las especies encontradas, águila calzada, busardo ratonero, milano negro y cornejas , excepto la corneja el resto son rapaces que tienen la consideración de especies protegidas, así el milano negro se incluye en el Libro Rojo de las aves de España como 'casi amenazado' y aparece calificado como 'de interés especial' en el Catálogo Nacional de Especies Amenazadas. El águila calzada y el busardo ratonero aparecen en el Listado de Especies Silvestres en Régimen de Protección Especial.

La asociación ecologista ha decidido denunciar la situación a la Fiscalía para que investigue y adopte una solución, «visto que el problema que está generando este transformador como punto negro que provoca la muerte de avifauna e incide especialmente en especies protegidas, y comprobando que la administración regional no toma cartas en el asunto a pesar de la gravedad del problema de la electrocución, que junto con la colisión en los tendidos eléctricos, a día de hoy representa la principal causa de muerte no natural a la que se enfrentan las especies de aves amenazadas, y teniendo en cuenta que es la Junta de Castilla y León, a través del Servicio Territorial de Medio Ambiente en Palencia, quien tiene las competencias para la gestión y conservación de las especies de fauna», según explica el grupo en un comunicado.