Dulce y caliente alimento de dioses y de palentinos

Degustación de chocolate en San Francisco. /Marta Moras
Degustación de chocolate en San Francisco. / Marta Moras

La Plaza de San Francisco acoge la degustación de chocolate organizada por El Norte

PATRICIA MELERO Palencia

Cuenta la leyenda que el dios bondadoso de los aztecas, Quetzalcóatl, regaló a los hombres el árbol del cacao antesde ser expulsado del Paraíso.

Regalo divino y alimento de los dioses, como dieron en llamarlo los primeros españoles que llegaron al Nuevo Mundo y se encontraron con el brebaje que ayudaba en la batalla a los guerreros mayas, el chocolate pasó de ser picante y amargo bebedizo a la merienda de moda en las jícaras de cualquier rincón de la península. Antes, se habían sustituido las especias por la leche y el azúcar que dejó a la bebida más o menos en la forma en la que ayer pudieron degustarla cientos de palentinos en una actividad que ya es un clásico por estas fechas.

La degustación de chocolate, organizada por El Norte de Castilla con la colaboración de Leche Pascual, Galletas Gullón y Chocolate La Cibeles, bajo el patrocinio del Ayuntamiento de Palencia, pobló la céntrica plaza de San Francisco de colas de golosos de todas las edades, esperando para probar una de las cerca de 2.000 raciones de chocolate caliente que se repartiron, acompañadas de sus inseparables bizcochos, esponjosos y azucarados.

Las piedras del atrio de San Francisco servían de improvisado mostrador, mientras se escuchaba de forma recurrente «este año, está muy bueno», como comentaba una jóven pareja mientras ayudaba a una niña pequeña a untar su bizcocho en el chocolate, para evitar a base de servilletas de papel una previsible mancha chocolateada en su vestido.

Casi calurosa fue la tarde de ayer, una especialmente agradable temperatura que no tuvo efecto disuasorio ante el tentenpié caliente. No faltaron palentinos esperando en las colas durante las casi dos horas que duró el reparto. Incluso los más golosos, y los más rápidos, pudieron disfrutar de una segunda vuelta y ración doble.

También los productores de la vecina carpa de Naturpal tuvieron oportunidad de hacer un dulce receso a base de raciones de chocolate y bizcochos que los organizadores de la degustación repartieron entre el personal que atendía los puestos de alimentación

Maridaje perfecto

Si uno de los objetivos de esta actividad es el de hacer bandera de las delicias de la tierra, el mejor complemento para este argumento es la música.

Los Dulzaineros de Campos, que amenizan las actividades de Naturpal, acompañaron también la degustación de chocolate haciendo un repaso por algunas de los rimos y las piezas más populares de la música tradicional de la región:entradilla para empezar el reparto, corrido para avivar las colas, jotas para acompañar el chocolate y algún pasodoble, por si después de la merienda hubiera ganas de bajar el dulce a base de baile.

 

Fotos

Vídeos