Dujo: «Si no se toman medidas contra los topillos, la próxima campaña estaremos igual»

Donaciano Dujo y Honorato Meneses, en las oficinas de Asaja Palencia. /Antonio Quintero
Donaciano Dujo y Honorato Meneses, en las oficinas de Asaja Palencia. / Antonio Quintero

Asaja insta a las administraciones a que actúen y no deriven el problema a los agricultores

Álvaro Muñoz
ÁLVARO MUÑOZPalencia

«Situación preocupante». Así ha tildado el presidente de Asaja Castilla y León, Donaciano Dujo, la plaga de topillos que ha afectado a 1.610.000 hectáreas en la región (principalmente a la totalidad de la provincia de Palencia) y que ha dejado grandes pérdidas económicas. En Palencia, la presencia de este roedor ha supuesto, según la organización agraria, unos daños cuantificados en 18 millones de euros. Cifra que se eleva hasta los 30 millones si se tiene en cuenta todas las zonas afectadas de Castilla y León (Palencia, Valladolid, León y Burgos). «Ya estamos sufriendo las consecuencias con enfermos por tularemia y con las pérdidas económicas, además de la mala imagen que ofrece Castilla y León», ha afirmado Dujo.

La plaga de los topillos fue denunciada a finales de 2018 por Asaja Palencia, sin obtener respuesta por las administraciones. «Siempre lo han negado todo y nos han catalogado de alarmistas», ha continuado el presidente regional, que ha lamentado la inacción de las administraciones. «La plaga se ha originado en las cunetas, arroyos y ríos de Fuentes de Nava y Frómista. En sus zonas perdidas y en terrenos de las administraciones. Si se hubiera actuado en esos focos, no se hubiera pasado al campo», ha señalado Dujo.

Asimismo, Asaja ha valorado positivamente las últimas actuaciones en las cunetas, aunque las consideran tardías. «Es insuficiente. Nos dijeron que esta plaga era porque no se había arado lo suficiente. Es mentira. Nunca se ha arado tanto como en esta campaña. Nos hablan de las cajas nido, pero no están surtiendo efecto. En contra, no interesan las cigüeñas, que es el animal que realmente limpia el campo», ha apuntado el presidente regional, que estuvo acompañado por el gerente de Asaja, Álvaro de la Hera, y el presidente en Palencia, Honorato Meneses.

Entre las peticiones de Asaja se encuentra la entrada en la Comisión de Roedores, organismo del que no forman parte y en el que «los agricultores y ganadores podríamos aportar nuestros conocimientos». «¿Qué resultados ha sacado esta comisión desde 2007? ¿Por qué pasa lo mismo cada cuatro años?», se preguntan desde Asaja.

«Por la experiencia, los topillos se van a ir muriendo en la zona cero (Frómista y Fuentes de Nava). También están afectados por la tularemia y se mueren a los pocos días», ha desgranado Dujo. De esta forma, la plaga se ha ido extendiendo hacia el norte de la provincia y el oeste de la región, «al ser una cosecha muy mala en el sur de Castilla y León». «A partir de ahora saldrán más casos en otros puntos de la región», prosigue.

Con estos antecedentes, Asaja invita a las administraciones a que cambie su actitud, además de buscar otras alternativas de métodos de control. A esas acciones solicitan también formar parte de la Comisión de Roedores. «Queremos saber si se va a mantener un sistema de control de esta plaga o si tras la sesión de fotos de los políticos se van a olvidar otros cuatro años. Esto no se tiene que volver a repetir y esperemos no llegar al número de enfermos de 2007. Si no se toman medidas, la próxima campaña estaremos igual», ha manifestado Dujo.