Las donaciones de sangre de los palentinos salvan una vida cada cuatro días

Tres voluntarios donan sangre en el autobús de hemoterapia ubicado en la Calle Mayor./Antonio Quintero
Tres voluntarios donan sangre en el autobús de hemoterapia ubicado en la Calle Mayor. / Antonio Quintero

Las extracciones en la provincia tienden a la baja, aunque siguen cubriendo las necesidades de la población

ÁLVARO MUÑOZPalencia

Las donaciones de sangre de los palentinos durante cuatro días sirven para salvar una vida. Es una de las conclusiones que se saca al analizar los datos de la Fundación de Hemoterapia y Hemodonación de Castilla y León, de la que también se extrae que cada vez menos ciudadanos se acercan a los centros de donación palentinos para seguir contribuyendo a la causal social.

Más información

Y es que durante los años está tendencia a la baja en la provincia se ha ido consolidando, entre otros factores, por el envejecimiento y disminución de la población. De esta forma, en la primera mitad del 2018, Palencia ha superado ligeramente las 3.000 donaciones, una cifra similar a la que se alcanzó el año pasado, cuando se registraron más de 6.000 extracciones. «Estamos muy satisfechos con la población que tenemos en Palencia, aunque sea de mediana edad. Estamos experimentando una evolución a la baja, en la que los jóvenes no terminan de recoger el testigo», lamentó ayer la presidenta de la Hermandad de Donantes de Sangre, María López Carazo.

Precisamente, las últimas campañas que ha preparado la hermandad van dirigidas a la población joven para dar ese necesario relevo generacional. «Estamos siempre pensando diferentes actividades en institutos y universidades para enganchar a esa gente. Vemos que dan sus resultados, aunque finalmente no terminan de venir con asiduidad», añadió la presidenta, quien hace un llamamiento para que se acerquen al Complejo Asistencial Universitario de Palencia en horario de lunes a viernes de 9:00 a 15:00 horas y los jueves de 15:00 a 21:00 horas.

En Palencia, como en el resto de España, los hombres continúan liderando el apartado de sexos al poder donar una vez más al año. «Eso siempre es así, porque las mujeres donamos un máximo de tres veces. Además, las más jóvenes, por los periodos menstruales, la lactancia y los embarazos, reducen las visitas a los centros», apostilló López Carazo, quien confía en la juventud para continuar con un índice de donaciones muy alto. «Ahora mismo tenemos cierto miedo a que los jóvenes no continúen con estos parámetros en las próximas décadas. Estamos trabajando en ello y confiamos en esta generación y en las futuras», afirmó.

Necesidades cubiertas

A pesar de experimentar una tendencia a la baja en las donaciones, las necesidades están cubiertas para la población de Castilla y León. «No podemos hablar de que las donaciones palentinas sirvan para cubrir las propias necesidades porque son cifras regionales, pero sí que podemos decir que en Castilla y León cubrimos todas las necesidades e, incluso, cedemos esa sangre a otras comunidades autónomas», relató ilusionada López Carazo, quien reconoce la problemática que experimenta el verano con las extracciones de sangre. «Estos meses son complicados porque hay más accidentes de tráfico y se necesita más sangre. La gente que tiene el hábito para donar lo pierde en verano, porque están de vacaciones. Esto sucede también en Navidad y en Semana Santa. Aún así se cubren las necesidades», recalcó la presidenta.

Con el objetivo de seguir involucrando a la sociedad, la Hermandad de Donantes de Sangre intensifica las colectas en verano. De esta forma, hoy en Villada y mañana en Cervera se establecerán centros móviles para la recogida de sangre. El 28 y 29 de agosto se repetirá esta acción en Grijota y Venta de Baños, respectivamente. Para el próximo mes ya están programadas en Aguilar, Guardo, Carrión, Herrera de Pisuerga. Dueñas, Ampudia y Saldaña. «Los pueblos siempre aportan muchos litros de sangre», concluyó.