Detenida en un control en la cárcel de Dueñas con medio kilo de hachís

Bellotas de hachis, en una imagen de archivo./Hoy
Bellotas de hachis, en una imagen de archivo. / Hoy

La mujer iba a ver a un familiar y la Guardia Civil, al sospechar de ella, la cacheó, hallando entre sus ropas más de 40 bellotas

Ricardo Sánchez Rico
RICARDO SÁNCHEZ RICOPalencia

La titular del Juzgado de Primera Instancia e Instrucción Número 4 de Palencia, que se halla de guardia, dejó ayer en libertad a una mujer de unos 40 años, de nacionalidad española y residente en una localidad de la zona norte de Palencia, detenida el pasado viernes por la Guardia Civil en un control preventivo en la prisión de Dueñas tras intervenirle los agentes medio kilo de hachís que llevaba escondido entre sus ropas.

El suceso se produjo por la tarde, cuando la Guardia Civil realizaba un control preventivo de acceso a La Moraleja y detuvo el vehículo en el que viajaba la mujer, que viajaba con un hijo de 16 años y su compañero sentimental, que era el conductor. Los agentes observaron a la mujer muy nerviosa y procedieron a su cacheo, encontrando entre sus ropas medio kilo de hachís, en concreto más de 40 bellotas de esta sustancia que tenía intención de introducir en el centro penitenciario aprovechando una visita a un familiar interno en la cárcel de Dueñas. La Guardia Civil procedió entonces a su detención por un delito contra la salud pública y la mujer fue puesta en la mañana de ayer a disposición de la titular del Juzgado de Primera Instancia e Instrucción Número 4 de Palencia, que tras tomarle declaración decretó su puesta en libertad, al contar con un domicilio conocido y carecer de antecedentes penales.

La jueza tiene pendiente citar a declarar al compañero sentimental de la mujer en calidad de investigado, así como al recluso que es familiar de la detenida y a quien iba a visitar al centro penitenciario de Dueñas.

La Guardia Civil detuvo el 4 de junio a tres familiares de presos de La Moraleja por intentar introducir droga y otros objetos en la prisión a través de las comunicaciones. Se trataba de dos hombres de 55 y 19 años y de una mujer de 28. La mujer portaba entre su ropa ocho pastillas supuestamente estupefacientes y tres trozos de una sustancia marrón (supuestamente hachís); otro de los detenidos llevaba cinco trozos de la misma sustancia marrón, y el tercero portaba dos trozos de la sustancia marrón, un mini móvil y dos tarjetas SIM.