El desafío de novatos y veteranos en el campus de Palencia

Los novatos de Educación Primaria se colocan en filas para uno de los juegos. /Marta Moras
Los novatos de Educación Primaria se colocan en filas para uno de los juegos. / Marta Moras

Un centenar de estudiantes disfrutan de la 'fiesta de bienvenida' a pesar de las prohibiciones de la Universidad

LAURA LINACEROPalencia

'Tolerancia cero con las novatadas' es el lema que ha lanzado el campus de Palencia para evitar que esta práctica tan extendida por los universitarios se desarrolle. Sin embargo, los estudiantes respondieron ayer con el derecho a divertirse a pesar de las restricciones. El jolgorio resonaba en el aparcamiento de La Yutera, donde un centenar de universitarios disfrutaron de «una fiesta más que no hace daño a nadie», según aseguraban.

El Vicerrectorado de Estudiantes de la UVA, junto con las universidades públicas de León, Salamanca y Burgos han preparado una campaña contra las novatadas. A través de carteles y actividades alternativas, pretenden disolver esta práctica, alegando las faltas de respeto y humillaciones que se procesan a los novatos. «Con la apertura del curso queremos ofrecer otra opción a las novatadas a través de la música, gincanas o juegos al aire libre. De hecho, tenemos una serie de acuerdos con bares de Palencia para ofrecer estas alternativas con música», explicó la vicerrectora del campus de Palencia, Amalia Rodríguez.

Pero los intentos de entorpecer la organización de esta fiesta por parte de la Universidad de Valladolid no han causado el efecto esperado. Aunque son conscientes de que se trata de una tradición arraigada en los estudiantes, los decanos y profesores de las carreras que se imparten en Palencia no cesan en su labor disuasoria. «Es muy importante que los profesores no lo dejen pasar, porque los alumnos deben saber las consecuencias», aseguró la vicerrectora.

La política prohibitiva de la universidad ha generado cierto temor en los estudiantes, que, conocedores de las sanciones, han procurado mantener su anonimato. «Nos han metido mucho miedo con los posibles castigos. Sobre todo a los de Educación, nos han advertido de que si nos detienen, formará parte de nuestro expediente y nos dificultará la entrada al mercado laboral», señalaba entre la preocupación y la diversión una estudiante de Educación Primaria.

La imagen más habitual de las novatadas retrata las vejaciones de veteranos a novatos, aunque para los estudiantes palentinos eso no se corresponde con la realidad. «No es tan excesivo como se cree, aunque haya casos excepcionales. En general, no es una fiesta abusiva, sino una oportunidad para conocer gente», manifestaba una de las novatas.

Así, el argumento integrador es el más potente en la defensa de esta fiesta. Los jóvenes están convencidos de que es una oportunidad para que los universitarios principiantes se presenten a los que serán sus compañeros durante cuatro años. Con esta idea, los veteranos, pintados con la letra 'V', y los novatos con la letra 'N' en la cara, disfrutaron durante toda la mañana de juegos y retos, marcando el respeto como única norma de las pruebas. «Siempre decimos que si no quieren hacer algo, no tienen por qué hacerlo. Buscamos que lo pasen bien, que se conozcan y que se sientan cómodos», explicó una veterana.

Los novatos constatan las afirmaciones de los veteranos, y aseguran que cada prueba es voluntaria. «Nos han preguntado quién era menor de edad y quién no bebía alcohol o si teníamos alguna alergia para tenerlo en cuenta en los juegos. En todo momento, respetan nuestras decisiones», aseveró una novata del grado de Enología.

Tal es así que los veteranos lamentan no volver a ese año donde todo les resultaba nuevo, y todas las caras, desconocidas. «Ahora soy 'súper veterano', estoy en cuarto y las mejores novatadas para mí fueron cuando era yo el novato», asegura un estudiante de Ingeniería Técnica Agrícola.

Parte de la diversión reside en las múltiples pruebas que proponen donde las manchas y las risas, están aseguradas. Ketchup, mostaza, huevos, canela, espuma de afeitar o nata son algunos de los ingredientes empleados en las mascarillas del pelo que los novatos lucen con orgullo. «Sabíamos que nos iban a manchar, contamos con ello y forma parte de la diversión», aseguran. Además, diferentes disfraces desfilaron por el aparcamiento de la Yutera. Los estudiantes de Enología lucían ayer un disfraz de uva y Primaria triunfó con el disfraz de cubata, originalmente diseñado con un cubo y una bata.

Después de varias horas en la calle, los universitarios continuaron la fiesta en el Ribera Sur. La noche tampoco dio tregua a estos estudiantes, que llenaron los bares de la ciudad con las famosas 'barriladas'.