Coti: «El amor es lo único que está salvando a este mundo tan injusto y violento»

Coti: «El amor es lo único que está salvando a este mundo tan injusto y violento»

El artista argentino ofrece hoy viernes en el teatro Ortega de Palencia un concierto en el que desgrana su esencia y crea una atmósfera íntima con el público

Ricardo Sánchez Rico
RICARDO SÁNCHEZ RICOPalencia

Presenta hoy viernes, 15 de marzo, en el teatro Ortega de Palencia (21:00 horas) su proyecto más íntimo, el capítulo II de su gira 'Cercanías y confidencias', en un singular concierto en el que el argentino Roberto Fidel Ernesto Sorokin 'Coti' desgrana su esencia de autor, compositor y cantante, creando una atmósfera íntima en la que público y artista establecen una conversación musical única.

–En este capítulo de su gira 'Cercanías y confidencias', ¿qué trae a Palencia? Un recital más íntimo en cualquier caso...

–Sí, es un concierto en el que, además de cantar, cuento cómo compuse las canciones, en qué momento nacieron, las anécdotas, las vivencias y experiencias que me motivaron a escribirlas. Se genera un acercamiento al repertorio y a canciones que son muy conocidas, también tiene algo de teatral y algo de conferencia... No es un concierto acústico al uso, está todo muy bien montado, es un concierto muy difícil de realizar porque tenemos un montaje teatral, visual, también un trío de cuerda (violín, violonchelo y viola), llevamos también piano, bandoneón, guitarras... Es un concierto muy cuidado, hecho especialmente para teatro.

–¿Qué representa o cómo están representadas en sus composiciones Argentina y España? ¿De la mano, en partes diferenciadas, a partes iguales...?

–Va todo dentro de un mismo 'background' de trabajo, de experiencias, de vivencias... Todas son caras de la misma moneda. Estoy constantemente teniendo sensibilidad en lo que veo, en donde vivo, y por un lado están mis raíces, pero por otro está la enorme experiencia que tengo de haber viajado y ser el artista argentino que más trabaja y más ha vivido en España. Eso me da el privilegio de tener una visión muy de los dos lados, y constantemente, porque acabo de venir de tocar en Argentina. Estoy viviendo a caballo entre Argentina y España.

–¿Se disputan algo el Coti creador de repertorios para otros y el compositor para sí mismo?

–No, porque la única finalidad es escribir buenas canciones. Por otro lado, el Coti que se sube al escenario ha ganado mucho en los últimos diez años en el trabajo, soy un músico que le gusta tocar en el escenario, que tengo tres discos grabados en directo, el último ni más ni menos que en el teatro Colón de Buenos Aires, con lo que eso implica para un músico. Esa también es una faceta muy importante que vivo en los escenarios, cada escenario es un desafío e implica salir del lugar de confort y volver a reaprender muchas cosas.

–Vivimos una época en que la música no está tocada por músicos, está cantada por gente que no es cantante y producida por quienes no son compositores. ¿Cómo se lleva eso teniendo una trayectoria como la suya?

–Se lleva día a día subiéndome al escenario, siendo músico, siendo cantante, siendo compositor de raza, de toda la vida. Se lleva como va a ocurrir en Palencia, que va a haber instrumentos reales, fabricados a mano y muchos de ellos que tienen más de cien años, tocados por gente de carne y hueso, con sangre en las venas, como decía Bob Dylan. Se lleva estando en esa ancha alameda de los músicos orgánicos, que estudiamos música, que nos conocemos y nos reconocemos como músicos de raza y que nos comunicamos con el mundo a través de la música.

–¿Qué le parecen programas como 'Operación Triunfo' o 'La Voz'?

–No tengo una opinión formada, hay cosas que merecen la pena y otras que no. Lo que no me parece es que formen parte del panorama musical cultural, sino del entretenimiento. Una parte de la música es entretenimiento, pero hay una parte mucho más grande que no lo es y que es parte de la cultura, de la identidad de los países, de la expresión, de la juventud... La música es parte de la cultura y por eso también hay que apoyarla, no solo como si fuera mero entretenimiento y armada como si fuera parte de una realidad pero que no lo es. Por otro lado está la ansiedad que genera a los chicos jóvenes de ser famosos o populares sin hacer toda una trayectoria de estudio. Componer una canción no se aprende de un día para otro, hay que leer, hay que estudiar, hay que tocar instrumentos, aprender armonía, contrapunto, hay que ser sensible y tener experiencias en la vida para después poder sacarlas... Eso no se aprende de un día para otro, entonces esa ansiedad que generan o muestran este tipo de concursos, yo no la comparto.

–Ha dicho en alguna ocasión que en todo lo que le pasa ve la manera de convertirlo en canción...

–Es la manera que tengo de comunicarme con el mundo desde que soy chiquito. Lo hice al principio jugando, pero desde el momento en que tuve la primera tragedia, en la que un amigo tuvo un accidente y se fue de este mundo cuando tenía 12 años, lo transformé en canción y desde entonces hasta ahora vivo a través de las canciones y me expreso a través de las canciones.

–El amor parece prioritario en sus letras. ¿Es el amor, como la música, el lenguaje universal?

–El amor es lo que mueve el mundo, y sin amor, este mundo no sirve para nada. Es lo que se necesita. El amor es la moneda corriente de la canción popular y lo único que está salvando a este mundo tan injusto, tan violento... Quizá vemos lo peor, pero hay muchas cosas que tienen buen color, aunque hay que poner la luz para verlas mejor. Cada uno en su propia vida debería ponerle luz a las cosas que realmente merecen la pena, y por eso creo que de alguna manera la gente intuitivamente cada vez quiere vivir más cerca de la música, los músicos cada vez estamos más demandados para tocar en directo y recorrer países, ciudades, pueblos, porque la gente quiere estar cerca de la música, más allá de que cambien los formatos y que los discos desaparecen. La música no desaparece, está cambiando la manera en que los chicos escuchan música. Quizá no escuchan la radio, pero sí Spotify. Mensualmente, mi Spotify lo escuchan 1.400.000 oyentes, eso quiere decir que la gente necesita y quiere vivir cerca de la música y de las canciones.

–Una de sus canciones más populares es 'Nada de esto fue un error', pero quizá no sea su favorita...

–Sí es una de mis favoritas, es una canción que es ya un himno en cada lugar de habla hispana. Solo por eso hace que sea una de mis favoritas, pero hay muchísimas más, como 'Canción de adiós', que es una canción que no tiene estribillo pero que la cantaré en Palencia con los violines y va a ser un gran momento en el concierto.