Condenan a un furtivo a pagar 360 euros de multa y 6.174 de indemnización por abatir un corzo sin permiso en Guardo

Corzo abatido en una imagen de archivo./Guillermo Fernández
Corzo abatido en una imagen de archivo. / Guillermo Fernández

El cazador deberá además pagar las costas procesales tras la sentencia dictada por el juzgado de lo Penal número 1 de Palencia

El Norte
EL NORTEPalencia

El Juzgado de lo Penal número 1 de Palencia ha condenado, tras conformidad de las partes, a un vecino de Guardo como autor penalmente responsable de un delito contra la fauna. La condena conlleva la pena de cuatro meses de multa con cuota diaria de 3 euros e inhabilitación especial para el ejercicio del derecho de caza por tiempo de un año y seis meses, y una indemnización al coto de caza, situado en el municipio de Mantinos, en la cantidad de 6.174 euros, imponiéndole el pago de las costas procesales incluidas las de la acusación particular.

Los hechos ocurrieron el 2 de marzo de 2018 en la zona del Alto del Cristo de la localidad de Guardo, el furtivo disparó con un rifle y abatió un ejemplar macho de corzo en época inhábil y careciendo de permiso para ello. La época de veda estaba cerrada desde el día 25 de febrero de 2018 y llevó a cabo su actuación en el interior del coto privado de caza P-10916 sito en el Municipio de Mantinos sin que el condenado estuviese autorizado para cazar en dicho terreno cinegético y menos para cazar fuera de la temporada hábil.

La detención fue posible gracias a la intervención de la patrulla de la Guardia Civil de Guardo, que se personó en la zona del Alto del Cristo tras recibir aviso de haberse escuchado unos disparos, al llegar observaron a un vehículo todoterreno en cuyo asiento trasero viajaba el condenado. En el registro realizado al vehículo se encontraron un rifle y un cartucho del mismo calibre, propiedad del acusado. Si bien, el condenado, en un primer momento negó los hechos, con posterioridad, confesó a los agentes el haber abatido un animal, aunque no indicó el lugar concreto en el que se encontraba; tras inspeccionar la zona fue localizado por los agentes el cuerpo del corzo con la cabeza prácticamente cortada y un disparo en la parte baja del abdomen. Al acusado también se le localizó una navaja en el interior del calcetín con resto de pelos y sangre del animal.

Ecologistas en Acción ha ejercido la acusación particular en el caso. Esta asociación considera el furtivismo como «una de las mayores lacras actuales contra la diversidad de la fauna» y considera que debe haber una «mayor concienciación e implicación social», por ello anima a los vecinos a denunciar casos como este.