El TSJ concede la incapacidad permanente a una trabajadora de Palencia con cáncer de mama

El TSJ concede la incapacidad permanente a una trabajadora de Palencia con cáncer de mama

La afectada era empleada de una granja avícola y tiene dificultades para mover un brazo

El Norte
EL NORTEPalencia

El Tribunal Superior de Justicia de Castilla y León (TSJ) ha confirmado la incapacidad permanente de una trabajadora de una empresa avícola de Palencia que a raíz de un proceso cancerígeno que le afectó a su brazo derecho ya no puede realizar su trabajo habitual.

El fallo del TSJ ratifica de este modo una sentencia en idéntico sentido dictada por el Juzgado de lo Social número 2 de Palencia, de fecha 28 de febrero, en favor de la trabajadora S.P.N, que durante el proceso estuvo asistida por la Asociación El Defensor del Paciente, según informaron a la agencia de noticias Europa Press fuentes de dicho colectivo.

La demandante, natural de Palencia y que cuenta en la actualidad con 38 años, era trabajadora de un granja avícola cuando, con fecha 15 de junio de 2016, le fue reconocida una incapacidad permanente total para su profesión habitual a consecuencia de un proceso cancerígeno de mama derecha. En fecha 21 de julio de 2017, le fue retirada la situación de incapacidad laboral. La sentencia ahora ratificada reconoce que en la fecha de revisión había transcurrido poco más de año y medio desde la finalización del tratamiento con quimio y radioterapia, y el proceso de curación no había finalizado.

Además, se considera que la actora presentaba un linfedema en el brazo derecho postmastectomía, lo que provoca graves limitaciones para realizar funciones propias de la profesión habitual de la afectada como ayudante de granja avícola, eminentemente físicas, que requieren la indemnidad de las extremidades superiores, y son incompatibles con las secuelas que en la actualidad presenta la trabajadora.

El fallo, a juicio de la asociación El Defensor del Paciente, es relevante porque describe, como viene haciendo otras sentencias de diferentes comunidades autónomas, lo que significa para una trabajadora el padecer un linfedema y lo que provoca en los pacientes. El linfedema es un trastorno crónico caracterizado por producir una hinchazón del brazo coincidente con la zona mamaria y axilar que ha sufrido la intervención quirúrgica (mastectomía), según se explica en la propia sentencia judicial.

La consecuencia de esta deficiencia del sistema linfático es la alteración de la calidad de vida de quien lo sufre, pues supone un importante obstáculo para el desarrollo de determinadas actividades cotidianas, tanto en el ámbito laboral como en el social.

Las pacientes con esta patología tienen limitado el movimiento de las extremidades superiores, lo que les impiden realizar tareas repetitivas, además la limitación impidiendo hacer fuerza con ambos brazos, encontrándose muy por debajo del movimiento de una persona sana.

Para Carmen Flores, presidenta de la asociación El Defensor del Paciente, «es tranquilizador ver que los órganos judiciales defienden los derechos de los enfermos que no solo tiene que enfrentarse a procesos de curación largos y agotadores, sino que además tienen que enfrentarse a la injusticia de tener que luchar por sus derechos como trabajadores, dado que estando afectos de incapacidades para realizar su trabajo y no se les reconoce».

La defensa del caso ha sido ejercida por el abogado Santiago Díez Martínez, del Despacho SDS Legal, especialistas en derecho sanitario y adscritos a los servicios jurídicos de la asociación El Defensor del Paciente.

 

Fotos

Vídeos