El color de la cáscara es tan importante como el de la piel