Los colegios abren la carrera por captar escolares para el próximo curso

Escolares en un colegio de Palencia. /Antonio Quintero
Escolares en un colegio de Palencia. / Antonio Quintero

Educación ofrece 1.812 plazas para niños de 3 años, el curso que más demanda registra, entre un total de 9.752 vacantes

J. OLANOPalencia

Aunque los pensamientos de los más pequeños estén concentrados en las próximas vacaciones de Semana Santa y los de los padres en qué hacer con ellos durante esos días, lo cierto es que la necesidad de muchas familias de matricular a sus hijos el próximo curso para que empiecen la etapa educativa reglada o cambien de centro hace que la fecha del 14 de marzo, es decir hoy, esté marcada en el calendario. Porque hoy se abre el plazo de admisión de alumnos para el próximo curso 2017-2018.

Por parte de la administración educativa, el engranaje de la maquinaria es complejo y lleva un trabajo de meses. El proceso de admisión del alumnado para el próximo curso en los centros educativos que imparten segundo ciclo de Infantil (3 a 6 años), Infantil (6 a 12 años), ESO (12 a 16 años) y Bachillerato (16 a 18 años) se extenderá hasta el 28 de marzo, fecha delimitada por la Junta de Castilla y León para que el plazo no sea interrumpido por las vacaciones de Semana Santa.

Las solicitudes del periodo ordinario de admisión se dirigen a las familias de alumnos que quieran cursar segundo ciclo de Educación Infantil, Primaria, ESO o Bachillerato en el curso escolar 2018-2019. Hasta las 14:00 horas del día 28 de marzo, las familias deben presentar la solicitud en el primer centro docente sostenido con fondos públicos elegido de Castilla y León en el que desean que sus hijos cursen sus estudios.

Además, el alumnado que deba cambiar de centro para proseguir su enseñanza obligatoria participará en este proceso preferentemente mediante una solicitud pregrabada, expedida de forma personalizada por el centro en que se encuentre actualmente escolarizado.

Finalmente, la puntuación con que se participa en el proceso (baremación) se conocerá el 17 de mayo y los listados de adjudicación de plazas, el 22 de junio. A partir de este día, las familias podrán iniciar la matriculación de sus hijos.

La Consejería de Educación oferta más de 120.000 plazas escolares en la comunidad para cursar segundo ciclo de Educación Infantil, Educación Primaria, ESO y Bachillerato. En Palencia, la oferta de Infantil se eleva a 3.253 vacantes la cifra de vacantes (1.812 para 3 años, que es el curso que más demanda registra dado que es el inicio de la etapa escolar, que si bien no es obligatoria hasta los 6 años, registra una escolarización del 100%). Otras 3.730 vacantes se refieren a Primaria (697 de ellas en primer curso);1.960 en la etapa de ESO (Secundaria), y otras 809 plazas son de Bachillerato.

Las solicitudes pueden descargarse en el Portal de Educación de la Junta de Castilla y León ( www.educa.jcyl.es). También podrán obtenerse en las direcciones provinciales de Educación. Los participantes en el proceso de admisión dispondrán en el Portal de Educación de la aplicación informática en línea ADMA para la consulta del estado de sus solicitudes de admisión. A esta aplicación puede accederse a través de Familias / Gestiones y Consultas / Aplicación Admisión Alumnos.

Como novedad, este año se ha introducido una mejora en relación con la atención al alumnado que presenta necesidad especial de apoyo educativo, estableciéndose en los centros públicos una ratio alumnado (es decir una proporción de escolares por aula para cada profesor) de 21, en lugar de los 25 actuales, para cursar primero del segundo ciclo de Educación Infantil (3 años) cuando se escolarizan dos alumnos con estas necesidades.

Este proceso de admisión de alumnos que hoy se abre se prevé similar a los realizados desde 2013, año en el que se aprobó la nueva normativa de la Junta de Castilla y León para garantizar la libertad de elección de centro. Una de las características de esta normativa es que la zona de influencia es única a efectos de escolarización, ya que se eliminó el criterio de proximidad al domicilio o lugar de trabajo de los padres como uno de los factores que puntuaban a la hora de intentar matricular a sus hijos.

Hasta 2013, la zona de influencia –que se aplicaba solo en la capital, repartida en dos áreas para la elección de centro– contaba cinco puntos en el baremo de admisión en los centros, pero la Junta de Castilla y León hizo desaparecer este criterio con el argumento de que se reduce el riesgo de discriminación hacia los alumnos, con el argumento de que todos los centros son para todos independientemente del barrio en el que residan.

En los colegios en los que la demanda no supere a la oferta, se admitirán todas las solicitudes. Pero cuando se trate de seleccionar a los alumnos porque el número de peticiones de ingreso es mayor que el de plazas vacantes, las circunstancias que puntúan son la existencia de hermanos o de padres que trabajan en el mismo centro.

La renta de la unidad familiar igual o inferior a IPREM suma otros tres puntos; la discapacidad del alumno, de sus hermanos o de sus padres suma otro punto; la condición legal de familia numerosa puntúa dos o tres si se trata de general o especial, respectivamente; además del criterio que establezca el Consejo Escolar de cada centro y que haya sido autorizado por la Dirección Provincial de Educación –como es en muchos casos ser hijo de antiguo alumno– son otros condicionantes de los que resultará la puntuación final con la que optan a la plaza que desean.

Desempate por letra

Si con todos esos criterios de baremación, la puntuación entre dos o más alumnos es la misma para acceder a una única plaza –en el supuesto de que la demanda supere la oferta–, se aplicará el desempate por las letras de los apellidos. Para elegir qué letras determinan la criba, la Consejería de Educación realiza cada año un sorteo, consistente en la extracción de cuatro bolas que representan letras del abecedario y que determinan las dos primeras letras del primer y segundo apellido a partir del cual se establecerá el orden de preferencia de los alumnos.

El sorteo fue el viernes pasado y determinó que las letras DZ marcarán el desempate para las plazas de colegios tanto públicos como concertados en la comunidad autónoma de Castilla y León para el acceso para el curso 2018-2019. En concreto, para el primer apellido han salido las letras DZ mientras que las letras de desempate para el segundo apellido serán las EL. Si hay niños con la misma puntuación, tendrán preferencia aquellos cuya primera letra del primer apellido empiece por la D con la Z como segunda letra del primer apellido. Por su parte, la E fijará la primera letra del segundo apellido y también la L establecerá la segunda letra del segundo apellido.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos