El colegio de Castrillo de Don Juan, tercero que cesa su actividad por falta de niños en Palencia

El colegio de Castrillo de Don Juan, tercero que cesa su actividad por falta de niños en Palencia

Se suma de esta manera a las escuelas de Lantadilla y San Salvador de Cantamuda

Marco Alonso
MARCO ALONSOPalencia

El bajo número de niños en algunos pueblos de la provincia está haciendo que varias escuelas se vean obligadas a dejar de funcionar este curso. A los ceses de actividad de las escuelas de Lantadilla y San Salvador de Cantamuda se une la Castrillo de Don Juan, que estaba adscrita al CRA de Torresandino –perteneciente a la provincia de Burgos por su proximidad–. Como sucedió en Lantadilla y San Salvador, el colegio del pueblo más al sur de la provincia de Palencia también se ha visto empujado a dejar de ofrecer clases a los escolares, porque no ha llegado al límite de tres escolares exigido por la Junta.

Solo dos niños, dos hermanos, se han matriculado este curso en la escuela unitaria de Castrillo de Don Juan, a la que el pasado año acudieron cinco escolares. Tres niños han dejado de ir a este colegio este curso y los padres de los dos niños que quedaban han tenido que escolarizar a sus hijos en Baltanás. Ante esta situación, los padres se pusieron en contacto con el Ayuntamiento de Castrillo de Don Juan para ver qué iba a suceder y explicaron al alcalde que la preferencia de la familia era que, al no poder acudir al colegio de su municipio, llevar a los niños a clase a la capital de del Cerrato, separada de su lugar de residencia por 26 kilómetros, que se recorren en unos 25 minutos por la CL-619.

La llegada de estos dos nuevos niños ha hecho que el colegio San Pedro de Baltanás pueda presumir de tener 91 escolares matriculados, un número que garantiza una larga vida para el centro, algo que no sucede en toda la provincia, ya que colegios como el de Cascón de la Nava, Santervás y Villaumbrales cuentan en sus aulas solo con esos tres alumnos que la Junta ha cifrado como umbral para mantener abiertos los colegios de un medio rural cada vez más despoblado y con menos servicios.