Cobos de Cerrato coloca a la fabiola en un pedestal

Varios vecinos, en un puesto de panadería. /El Norte
Varios vecinos, en un puesto de panadería. / El Norte

Cinco panaderos artesanos, acompañados por numerosos productores agroalimentarios, participan en la Feria del Pan

El Norte
EL NORTEPalencia

Cobos de Cerrato celebró ayer su III Feria del Pan del Cerrato con gran éxito de público y un elevado número de ventas, lo que augura un buen futuro para la celebración de nuevas ediciones. En esta ocasión, cinco profesionales del pan y la repostería acudieron a la cita. 'La Tahona', de la localidad leonesa de Sahagún; Panadería 'San Francisco', de Palencia; Horno 'La Peregrina', de Carrión de los Condes; 'El Horno del Cerrato', de Villamuriel y Eduardo Antolín, de la localidad burgalesa de Peral de Arlanza. Una cita reivindicativa en la que los artesanos promocionaron sus productos, entre los que destaca la fabiola, cuya marca de garantía se estrenará en otoño.

«Estamos muy satisfechos con la acogida de esta tercera Feria del Pan del Cerrato, lo que le augura un buen futuro para próximas ediciones. Todo el pueblo se ha volcado con la cita. Es fundamental apostar por este tipo de iniciativas que nos permitan mostrar la calidad de nuestros productos artesanales y que sean también un reconocimiento para los pequeños fabricantes que trabajan día a día en la provincia», comentó María Franco, presidenta de la Asociación Provincial de Fabricantes de Palencia, colectivo promotor de esta feria, además de propietaria de la panadería 'La Tahona'.

Vecinos y visitantes, ataviados con pañuelos conmemorativos de la Semana Cultural y sombreros de la feria, pudieron adquirir y degustar numerosos tipos de panes, desde la fabiola, hasta la hogaza, pasando por chapata, pan de centeno, torta de aceite, torta mediterránea, rústica, bollitos de leche, bollitos preñados, roscos, pan multicereal y otras muchas variedades junto a una amplia oferta de dulces y repostería.

En esta ocasión, también participaron otros productores agroalimentarios, que constituyeron un buen complemento a la feria. Además, la Asociación de Mujeres de Cobos de Cerrato expuso sus trabajos y labores, cuyos donativos serán entregados íntegramente a la Asociación Española Contra el Cáncer. Una iniciativa que tuvo gran acogida entre vecinos y visitantes, que pudieron adquirir bolsos, carteras, mantas, pañitos, bolsas para el pan y otros muchos productos elaborados con esmero para esta causa solidaria.

Cobos de Cerrato, en plena comarca agrícola y, por tanto, donde se producen los cereales para la elaboración de los distintos panes, pretende convertirse en un referente con este tipo de Feria del Pan. De hecho, la localidad cerrateña cuenta con un panadero de mucho recorrido, 'Horno de Pablo', que distribuye el pan por toda la comarca.

También el Ayuntamiento cerrateño ha apostado por esta feria, incluyéndola como acto principal de su Semana Cultural. En las anteriores ediciones, los cobeños se volcaron con los preparativos, haciendo que la localidad luciera en todo su esplendor. En esta edición, los vecinos han trabajado en la misma línea, cuidando más los detalles y haciendo que Cobos de Cerrato pareciese un auténtico museo al aire libre en la mañana de ayer, con maquinaria antigua utilizada para la obtención del trigo y la harina, así como una muestra de fotografías antiguas relacionadas con las labores del campo y otros acontecimientos familiares.

«Al igual que las pasadas ediciones, hemos trabajado con mucha ilusión para que la feria fuera un éxito, con decenas de voluntarios coordinando las diversas actividades. Estamos muy satisfechos con la respuesta y acogida, por lo que desde este mismo momento nos ponemos a trabajar en la próxima edición. Para nosotros ha sido un día festivo, en el que hemos estado muy unidos, dando a conocer nuestro pueblo», comentó Araceli Martínez, alcaldesa de la localidad. Como hilo conductor, una serie de refranes relacionados con el pan.

Por su parte, el Centro Tecnológico del Cereal de Palencia preparó una cata de fabiolas para más de doscientas personas. La cata, dirigida por Asunción Alonso, permitió al público definir las características sensoriales de la Fabiola. Durante la cata, Asunción Alonso habló de las características del producto estrella de los panaderos palentinos, como su corteza suave, ligeramente brillante, con un color ligeramente caramelizado y con dibujos en formas de ondas o picos. Además, el olor de la Fabiola es suave, la miga blanca, prieta y en boca suave.

La jornada también contó con las danzas de la tierra, dando color a un día tan especial para la localidad cerrateña. Además, los asistentes disfrutaron de una curiosa Exposición de Meteoritos, de la colección de Rafael Citores. La elección de la celebración de la feria en un día de diario viene justificada porque los panaderos tienen dificultades para celebrarla el fin de semana, porque en esta época estival «están a tope de trabajo», comentaron desde la organización.