La cifra de peregrinos jacobeos se mantiene en 19.000 en la primera mitad del año

Los reyes de Bélgica realizan un tramo del Camino de Santiago en Palencia. /Manuel Brágimo-Ical
Los reyes de Bélgica realizan un tramo del Camino de Santiago en Palencia. / Manuel Brágimo-Ical

Solo cae el 2% respecto a 2018, aunque se nota el auge de rutas alternativas al Camino Francés

El Norte
EL NORTEPalencia

El informe semestral del número de peregrinos que han recorrido el Camino de Santiago revela que han sido 19.000 personas las que han atravesado el tramo palentino, un 2% menos que en el mismo periodo del año pasado, que registró 19.582. No obstante, desde hace tres años, la afluencia de peregrinaciones en Castilla y León han bajado como consecuencia de la aparición de nuevos trazados que no sean el Camino Francés. «La gente ya conoce el nuestro y quieren probar nuevos caminos. Por eso, tenemos que cuidarlo mucho, sobre todo en esta comunidad», explica el presidente de la Asociación Amigos del Camino de Santiago de Palencia, Ángel Luis Barreda.

Asimismo, el calor del principio de verano ha provocado una disminución de peregrinaciones respecto a años anteriores. «Los meses de junio y julio no están registrando datos tan fuertes como los del mes de mayo», asegura Barreda.

Las altas temperaturas dificultan el paso por la estepa castellana, siendo uno de los tramos más duros en verano por el clima que caracteriza a estas tierras. Por ello, los peregrinos intentan esquivar este obstáculo tomando un transporte que les facilite el recorrido. «El calor propicia ciertas trampas al camino, pero no es peregrino de verdad quien las hace», afirma Ángel Luis Barreda.

Además, relaciona la falta de cuidados en el Camino de Castilla y León con el descenso de peregrinos. La falta de seguridad es una de las reclamaciones que más alto resuenan por parte de la asociación. «Lo único verdaderamente necesario para el Camino de Santiago es procurar la seguridad de los peregrinos», indica. El presidente explica que son muchos los peligros a los que se someten los peregrinos por tener descuidado el Camino. «Por ese tramo, pasan cosechadoras y tractores de noche, y los peregrinos suelen andar de noche en esta zona porque es un camino de mucho calor. La única necesidad que tiene el Camino de Santiago hoy mismo es la seguridad, porque los albergues o la señalización están bien», confirma.

Para combatir los riesgos del Camino, la Guardia Civil ha puesto en marcha una funcionalidad móvil que refuerza la seguridad en el Camino de Santiago, denominada 'Guardián Benemérito', y permite geolocalizar a los peregrinos que lo activen en sus móviles. Esta iniciativa ha sido acogida de manera favorable por el presidente de la asociación. «Me parece una buena idea, aunque dentro de poco nos van a fichar estemos donde estemos, pero hay que reconocer que en seguridad, telemáticamente se está avanzando y eso es importante», concluye.

En Castilla y León, los peregrinos extranjeros siguen en aumento superando al número de españoles. Los países que más peregrinos aportan son Italia, Alemania, Francia y Estados Unidos. En cuanto a las comunidades españolas que más disfrutan del Camino de Santiago en su paso por Castilla y León destacan Andalucía, Madrid y Valencia.

Con el objetivo de ampliar la presencia de peregrinos en tierras palentinas, el pasado año se incorporó el barco Juan de Homar como una forma de navegar el Camino de Santiago entre Frómista y Boadilla. Un nuevo recurso turístico dinámico para el peregrino, pero también para el turista, ya que están previstos distintos tipos de viajes para adaptarse a los diferentes tipos de usuarios de esta embarcación. Sin embargo, Ángel Luis Barreda no percibe esta iniciativa como un reclamo para los peregrinos. «Son ocurrencias poco eficaces. Para los turistas es tremendamente interesante, pero a los peregrinos esa idea de ponerles un barco para recorrer 6 kilómetros no les resulta atractivo. Es un encanto turístico, pero no supone un atractivo para los peregrinos», explica.

Conseguir la afluencia de más peregrinos a Castilla y León es un reto que las instituciones tienen por delante, aunque el presidente de la Asociación de Amigos del Camino no reconoce su labor en este sentido. «La Junta de Castilla y León no ha invertido en publicidad en el Camino de Santiago prácticamente nada. La Diputación ha hecho algún atisbo con una exposición de imágenes muy buenas sobre el Camino en esta tierra de Palencia, y yo creo que esas cosas son buenas, pero no suficientes», comenta.

Además, critica la gestión que la Confederación Hidrográfica del Duero está efectuando sobre el Canal de Castilla. «La Confederación Hidrográfica del Duero no ha hecho nada para llamar al turismo a la provincia de Palencia», asegura el presidente. «Si yo fuese una empresa, lo estaría estudiando, pero nosotros somos una asociación que no tenemos fondos para hacerlo. Si quieren que nos contraten como empresa, que nos paguen y trabajaríamos en ello», aclara. Así, advierte del hartazgo que sufre la asociación por no ser reconocida en su labor. Según Ángel Luis Barreda, «las asociaciones nos hemos cansado de trabajar de gratis para las instituciones que después se pongan las medallas, y muchas veces para que no nos hagan ni caso en temas tan importantes como la seguridad», concluye.