Cuando Chicho Ibáñez Serrador se enamoró del Convento de Las Claras de Palencia

Chicho Ibáñez Serrador./EFE
Chicho Ibáñez Serrador. / EFE

El director entabló amistad con el palentino Antonio Hermoso tras organizar una misa en honor a su madre en el convento palentino

Álvaro Muñoz
ÁLVARO MUÑOZPalencia

El director de cine y de teatro Chicho Ibáñez Serrador murió el pasado viernes a los 83 años. Muchos amigos han elogiado estos días la carrera del creador del '1, 2, 3', mientras los reportajes se encargaban de ensalzar la figura de este uruguayo de nacimiento. Entre sus amigos también se encuentra un palentino que no ha salido en los grandes medios nacionales hablando del carisma de Chicho, pero que lamenta su fallecimiento recordando todas las anécdotas que les unieron.

Más información

Es el polifacético abogado, político, actor, director de teatro y deportista Antonio Hermoso, que entabló amistad con Chicho Ibáñez Serrador a mediados de los años 60. La madre de Chicho, la también actriz Pepita Serrador, había fallecido y sentía una verdadera devoción por el Cristo de las Claras de Palencia. Precisamente, en su última gira, la actriz argentina, que murió a los 51 años víctima de un cáncer, tuvo la suerte de visitar la iglesia palentina, de la que siempre hablaba maravillas.

Eso lo escuchó desde pequeño Chicho Ibáñez Serrador, que se decidió a hacer un homenaje a su madre en el convento palentino. ¿Y que hizo para preparar el emotivo acto? Pues ponerse en contacto con otro referente del teatro en Palencia como lo es Antonio Hermoso, que aceptó el encargo de Chicho para homenajear en Palencia a su madre.

Invitación a un coloquio que ofreció Chicho en Palencia en 1967.
Invitación a un coloquio que ofreció Chicho en Palencia en 1967.

A partir de ese momento, con el teatro de por medio, nació una bonita amistad entre Chicho y Hermoso. Incluso Ibáñez Serrador empezó a descubrir los encantos que esconde la provincia de Palencia. «Conoció también el mesón de Villalcázar de Sirga o el monasterio de San Andrés de Arroyo en Aguilar de Campo», apunta el propio Hermoso.

Pero la vinculación con la provincia no se quedó en diferentes momentos. Una de las pasiones de Ibáñez Serrador y de Hermoso era el teatro y eso se plasmó en varias ocasiones. Durante ese tiempo se intercambiaron algunas obras para su lectura e incluso Ibáñez Serrador rindió alguna visita al grupo de teatro Educación y Descanso. «Estuvo en algún ensayo. Era una persona muy profesional y amable», destaca Antonio Hermoso.

Dedicatoria de Chicho a Antonio Hermoso
Dedicatoria de Chicho a Antonio Hermoso

La amistad entre los dos amantes del teatro les llevó a organizar un coloquio en Palencia el 28 de abril de 1967. En la invitación al evento se enumeraba el extenso currículo que poseía ya Chicho con decenas de reconocimientos en Argentina y en España, pues ya trabajaba para Televisión Española por aquella época, en la que el propio Chicho fue parte del jurado del Premio Palencia de Teatro, cuyo fundador fue Antonio Hermoso. Finalmente a ese evento no pudo venir. La culpa de que Ibáñez Serrador no se acercara hasta Palencia ese día concreto la tuvo una tal Ruperta y los 'Supertacañones'. El '1, 2, 3' empezaba a lograr éxitos y eso imposibilitó que ese día se acercara hasta Palencia.

Con el paso de los años, los caminos tampoco terminaron de separar a los dos amantes del teatro, ya que siempre había un momento para felicitar las Navidades, como en la dedicatoria que está encima de estas líneas.

Así que Palencia también llora la muerta de Chicho Ibáñez Serrador a través de su amigo palentino, Antonio Hermoso.