El Camino Lebaniego Castellano, 500 años de historia para un peregrino del siglo XXI

Camino Lebaniego Castellano, a su paso por Frómista. /Diputación de Palencia
Camino Lebaniego Castellano, a su paso por Frómista. / Diputación de Palencia
Esta ruta, que conduce a Liébana en once etapas, ha sido rescatada en la 'Guía del Camino Lebaniego en Palencia'
EL NORTE

Desde 1512, Liébana celebra el período jubilar por conservar el trozo más grande de la Cruz de Cristo, el Lignum Crucis, un privilegio que comparte desde la Edad Media con Roma, Jerusalén y Santiago de Compostela. Más de 500 años de peregrinos recorriendo un Camino, el Lebaniego, hasta alcanzar el Monasterio de Santo Toribio y traspasar la Puerta del Perdón para obtener la 'gracia jubilar' o lo que se conoce como la indulgencia plenaria, el perdón de todos los pecados.

Pero las rutas que conducen a Liébana son variopintas, y algunas han sido rescatadas para satisfacción de los peregrinos. Es el caso del Camino Lebaniego Castellano, un camino del siglo XXI para una peregrinación de más de cinco siglos muy ligada a la capital palentina, cuyos itinerarios o etapas han sido recogidas en la 'Guía del Camino Lebaniego en Palencia'.

El itinerario de este camino, cuyo mapa puede descargarse en la web (http://www.palenciaturismo.es/contenido/dd502b06-25bb-11e7-9127-fb9baaa14523), discurre entre los campos meseteños de la provincia palentina y las brañas cántabras, en un recorrido donde el peregrino disfrutará los variados y bellos paisajes que dibujan las sirgas del Canal de Castilla, las iglesias y los pueblos del camino Románico del Norte y las verdes trochas de las Montañas Palentinas hasta el límite con Cantabria.

En la guía, el Camino Lebaniego Castellano está dividido en once etapas orientativas e incluye, tanto los itinerarios como los servicios de interés para el peregrino y los puntos para el sellado de las credenciales que certificarán a los peregrinos su condición de 'crucenos', nombre con el que se distingue a quienes con tal fin se dirigen a Santo Toribio de Liébana, para venerar las reliquias del Santo y su famoso Lignum Crucis.

Peregrinos, en Calahorra de Ribas.
Peregrinos, en Calahorra de Ribas. / Diputación de Palencia

La primera etapa transcurre entre las sirgas del Canal de Castilla hasta Amayuelas de Abajo, localidad donde comenzará la segunda y que llevará al peregrino hasta Frómista. La tercera permitirá llegar hasta Osorno, y de ahí, en una cuarta, hasta Herrera de Pisuerga. El camino continúa en la quinta etapa hasta Alar del Rey o el Monasterio de San Andrés de Arroyo, para alcanzar Perazancas de Ojeda en el sexto tramo.

Superado la mitad del camino, la séptima etapa viaja hasta Cervera, y de ahí los pasos del peregrino se trasladarán a San Salvador de Cantamuda. El noveno tramo discurre por caminos de montaña hasta Camasobres, mientras que el décimo alcanzará Piedrasluengas y Pesaguero. La última etapa concluye, como no puede ser de otra manera, en Santo Toribio de Liébana, donde la Puerta del Perdón espera antes de cerrarse dentro de poco más de 300 días.

Fotos

Vídeos