Un cáliz de Paredes de Nava, en una exposición en Madrid del quinto centenario de la vuelta al mundo

Un cáliz de Paredes de Nava, en una exposición en Madrid del quinto centenario de la vuelta al mundo

La parroquia de Santa Eulalia y Santa María dona el grial, de 1505, del obispo Juan Rodríguez Fonseca

El Norte
EL NORTEPalencia

La parroquia de Santa Eulalia y Santa María de Paredes de Nava ha prestado un cáliz de plata, del año 1505, del obispo Juan Rodríguez Fonseca para su exhibición en la exposición «Fuimos los primeros. La vuelta al mundo de Magallanes y Elcano», que tendrá lugar en la sala de exposiciones temporales del Museo Naval de Madrid desde el 20 de septiembre al 19 de enero de 2020. La muestra se enmarca dentro del proyecto de Estado que ha programado numerosos actos conmemorativos del V centenario del inicio de la gesta, en colaboración con el gobierno y estado portugués.

El cáliz fue realizado en la ciudad flamenca de S-Hertongenbosch (Holanda) el año 1505 y adquirido por el obispo de Palencia Juan Rodríguez Fonseca. Muestra en su base las armas del obispo y las marcas del platero y de la ciudad. Posiblemente fue adquirido por el prelado palentino durante su última embajada en los Países Bajos para tratar asuntos de estado. Rodríguez Fonseca fue obispo en las diócesis de Badajoz (1495-1499), Córdoba (1499-1504), (Palencia 1505-1514), cardenal de Rossano en la ciudad italiana de Nápoles (1511) y finalmente arzobispo de Burgos (1514-1524) donde murió, siendo enterrado en Coca (Segovia).

Hizo muchas donaciones a la Catedral de Palencia, entre ellas el famosísimo políptico «Los siete dolores de la Virgen», del trascoro, obra de Jan Joest van Calcar, en el que se hizo retratar, y los tapices de la serie dedicada a la Salve, obras todas ellas flamencas, encargadas y pagadas por él.

Fonseca tuvo mucho que ver con el descubrimiento, exploración, conquista y evangelización de América. Fue el encargado de organizar el segundo viaje colombino. En sólo cuatro meses Colón dispuso de 16 navíos y unos 1.200 tripulantes; pero muy pronto se enfrentaron Colón y Fonseca por la manera de entender la gobernanza de las nuevas tierras descubiertas. El obispo defendía que debían ser gobernadas por la monarquía y no por el almirante, como defendía Colón. Al final, apoyado sobre todo por Fernando el Católico, la navegación se realizaría bajo el exclusivo control monárquico.

El cáliz de Fonseca de la parroquia de Paredes de Nava cedido para la exposición, es una muestra más de los grandes prelados que Palencia ha tenido, y que tanto han contribuido a escribir las mejores páginas de la historia de España. Desconocemos la razón por la que el cáliz llegó a la parroquia de Santa Eulalia, pero teniendo en cuenta que algunos objetos del antiguo convento de San Francisco, después de la desamortización del siglo XIX fueron recogidos en ella, bien pudo pertenecer al citado convento franciscano, fundación que había realizado la noble familia de los Manrique, condes de Paredes.