'El inmortal' y uno de los abogados del caso Púnica, en Palencia

Los acusados y sus abogados, en el Juzgado Penal./El Norte
Los acusados y sus abogados, en el Juzgado Penal. / El Norte

El cabecilla y cuatro miembros más de ‘Los Miami’, que fueron detenidos con 5.550 plantas de marihuana en Alba de Cerrato, asumen diez años de cárcel

R. S. R.Palencia

Cinco de los miembros de la banda delictiva conocida como ‘Los Miami’, dedicada al tráfico de sustancias estupefacientes –J. C. P. E. (cabecilla, fundador y jefe), I. P. E. (su hermano), J. M. C. M., E. R. G. y A. Á. R.–, han asumido este martes una pena de dos años de cárcel cada uno por un delito contra la salud pública después del acuerdo de conformidad al que llegaron con la Fiscalía, que evitó el juicio fijado en el Juzgado de lo Penal de Palencia. La Fiscalía pedía inicialmente una condena de cuatro años de cárcel para cada uno de ellos, después de que la Guardia Civil les detuviera como integrantes de una red dedicada al cultivo y el tráfico de drogas y localizara 5.550 plantas de marihuana en una plantación a cielo abierto en Alba de Cerrato, valoradas en unos 285.000 euros. Los cinco acusados asumieron también una multa solidaria de 6.000 euros.

El supuesto cabecilla de ‘Los Miami’, una banda dedicada al tráfico de drogas y extorsiones, ha copado este martes el protagonismo en el Juzgado de lo Penal de Palencia junto a su abogado Javier Vasallo, que defiende al exsecretario general del PP de Madrid y exnúmero dos de la Comunidad con Esperanza Aguirre, Francisco Granados, en la trama Púnica.

J. C. P. E. se ganó dos apodos en la calle: ‘El Inmortal’ y ‘El Cojo’. Los dos el mismo día, el 30 de noviembre de 2004, cuando detuvo su Porsche Carrera ante un semáforo en rojo en el distrito madrileño de Chamartín y un hombre le descerrajó tres balas por una de las ventanillas. Salvó la vida de milagro, pero perdió una pierna. Este martes, en el Juzgado de lo Penal de Palencia, su cojera al andar era evidente, igual que su sonrisa. Parecía ajeno a la petición inicial de cuatro años de cárcel de la Fiscalía, como sabedor de que al final se iba a llegar a un acuerdo.

Según el escrito de la Fiscalía, el equipo de Delincuencia Organizada y Antidroga (EDOA) de la Unidad Orgánica de Policía Judicial de la Comandancia de la Guardia Civil de Palencia y el grupo de investigación de la 3ª Compañía de la Guardia Civil de Palencia, al tener conocimiento de que una red de personas se dedicaba al cultivo de plantas de cannabis (marihuana) para su posterior venta a terceras personas, iniciaron su investigación.

Así, entre los meses de agosto y de septiembre de 2015, se realizaron seguimientos y dispositivos de vigilancia, así como intervenciones telefónicas autorizadas, y así, el 4 de septiembre de 2015 se llevó a cabo la entrada y registro en la finca denominada ‘Monte Villa’ formada por las parcelas números 10.004 y 20.004 del Polígono 509 del término de Alba de Cerrato, en particular, en la caravana, sus anexos, edificaciones y demás dependencias con sus respectivos anexos allí existentes.

«Según se hace constar en el acta levantada al efecto, en el interior de tal finca se hallaron 5.550 plantas de marihuana. En concreto, en uno de los patios anexos, se encontraron seis filas de macetas. De izquierda a derecha, 464 macetas en la primera fila; 488, en la segunda; 540, en la tercera; 520, en la cuarta; 443, en la quinta y 320, en la sexta. Todas las macetas portaban su correspondiente planta de marihuana, sumando un total de 3.143. En el interior del secadero, colgadas en cuerdas, se hallaron un total de 1.380 plantas de marihuana; en las zonas sembradas en tierra, se encontraron 619 plantas en la zona de abajo y 408 en la zona de arriba, es decir, un total de 1.027 plantas. Entre otros efectos, se encontraron en el merendero una báscula marca Times y tres paquetes de bolsas con cierre hermético, seis unidades cada una. Dichas sustancias estaban destinadas a su distribución al consumo en el mercado ilícito. La citada sustancia habría alcanzado en el mercado ilícito el valor de 6.099,45 euros.

El día anterior, 3 de septiembre, se procedió a la detención de las personas que estaban en su interior en esos momentos (los acusados A. Á. R., E. R. G., J. C. M., I. P. E. y J. C. P. E.).

«De las diligencias de investigación practicadas al efecto se colige que E. R. G., con la intención de proceder a la plantación de una importante cantidad de plantas de cannabis sativa, por indicación de I. P. E. y J. C. P. E., en fecha 1 de mayo de 2015, suscribió contrato de arrendamiento cuyo objeto lo constituye la finca rústica situada en el término de Alba de Cerrato. I. P. E., junto con su hermano J. C. P. E., eran las personas que organizaron y financiaron toda la actividad tendente a conseguir rendimientos de tal plantación. E. R. G. era la persona encargada por velar por el buen fin de la plantación, contratando al efecto los servicios profesionales de A. Á. R. y J. M. C. M.», sostenía el fiscal en su escrito de acusación.

Según el informe emitido por el Área de Sanidad y Política Social de la Subdelegación del Gobierno en Valladolid, las sustancias intervenidas y analizadas resultaron ser «cannabis», con un peso neto de 76,72 gramos (una caja conteniendo plantas secas con 0,93% de riqueza; de 1.173,79 gramos (dos cajas con plantas secas, con 5,55% de riqueza), y de 640,8 gramos (una caja con plantas secas con 1,78% de riqueza.