El brote de gastroenteritis no se generó en el hotel donde se hospedaban los seis afectados

Interior de una habitación en el Río Carrión. /
Interior de una habitación en el Río Carrión.

La Junta estudia si el origen pudo estar en algún restaurante, probablemente de otra provincia, donde comieron

EL NORTEPalencia

La Junta de Castilla y León mantiene abierta la investigación de un brote de gastroenteritis, trasladado en la noche del domingo, 6 de enero, al sistema de alertas epidemiológicas. Se vieron afectadas seis personas de un grupo de 105 alojado en un hotel de la provincia. El cuadro clínico ha sido leve, cuatro personas presentaron vómitos y diarrea y dos, malestar digestivo con sensación de náuseas y malestar general, si bien no precisaron ingreso hospitalario.

El delegado territorial de la Junta en Palencia, Luis Domingo González, ha avanzado no obstante que el origen del brote no se encuentra en el hotel donde se alojaban. A falta de confirmación, es posible que puedan haberlo contraído en alguno de los restaurantes que visitaron en sus excursiones, probablemente de otra provincia, aunque en principio se trata de una hipótesis, ya que consumieron alimentos en diferentes establecimientos y localidades. No obstante, se mantiene abierta la investigación.

El último brote de gastroenteritis en Palencia se produjo el 12 de enero de 2018 en una residencia de ancianos, con 22 de los 40 residentes afectados, así como seis de los 14 trabajadores. El cuadro clínico presentaba diarrea líquida y vómitos sin fiebre, aunque ninguno de los afectados requirió ingreso hospitalario.

 

Fotos

Vídeos