La Biblia, el mejor GPS

John e Ivonne Bosson posan con su moto en la Plaza de la Inmaculada./Antonio Quintero
John e Ivonne Bosson posan con su moto en la Plaza de la Inmaculada. / Antonio Quintero

Una pareja de moteros cristianos ingleses recorre 3.500 kilómetros por Europa y hace una parada especial en Palencia

BÁRBARA RODRÍGUEZ

En ferry y por carretera. Desde el Reino Unido, a Palencia con más de 3.500 kilómetros rodados tras atravesar media Europa en su moto KTM Adventure 900. Con el Google Maps como el mejor GPS posible, con la plataforma de alojamientos Booking como aliada en sus paradas y, lo más importante, con la Biblia de los moteros bajo el brazo. Así ha viajado una pareja de moteros cristianos ingleses por el viejo continente con un par de paradas obligadas: la cita con su fe en Holanda y la visita a la capital palentina.

¿Qué es la 'Biker Bible'?

La 'Biker Bible' o 'Biblia de los moteros' ha sido editada por varios grupos cristianos de moteros distribuidos por Europa. «Es una verdadera herramienta para los moteros que no son cristianos, no solo por las lecturas, sino por los testimonios de gente que antes no creía y se convirtieron en cristianos y moteros y narran su historia y su fe. Es una guía para encontrarse a sí mismos», señalaba el matrimonio Bosson. «La Biblia convencional para alguien que no cree puede no significar nada, pero si cuentas la historia de otros, qué les pasó y qué les transformó, les puedes inspirarár», añadieron.

Para editarla en español, la Sociedad Bíblica de España les ha cedido los derecos de los versículos. De la Biker Bible se han impreso ya 30.000 ejemplares. Pero no es la única edición, los camioneros tienen la 'Truck Bible', con 2.000 copias, y los metaleros cuentan con una tirada de 10.000 ejemplares de la 'Metal Bible'.

John e Ivonne Bosson emprendieron su viaje desde una pequeña ciudad en la orilla norte del río Tyne, situada en el noreste de Inglaterra, North Shields, que toma el nombre del puerto en el que atraca el ferry.

Desde que salieran el 1 de agosto, el itinerario de su viaje estuvo marcado por una cita especial que les aguardaba en Holanda, que se convirtió en la primera de las muchas paradas que realizarían después. A bordo del ferry de North Shields salieron de Reino Unido para encontrarse con unos amigos, los compañeros del club de moteros cristianos al que pertenecen, Los discípulos de Jesús, que también está presente en otros países europeos como Suecia, Noruega o Dinamarca. Y ahí la razón de su viaje: la fe, porque John e Ivonne son cristianos y, además, moteros.

Desde hace un tiempo, varios moteros de toda Europa han encontrado en la religión un pilar importante en sus vidas, se han ido reuniendo en grupos por todo el contienente para reunirse cada año en un país diferente en un rallye llamado European Motorcycles of Christ (Moteros Europeos de Cristo). En este encuentro disfrutan de cuatro días de convivencia, cuentan sus experiencias y se prometen, de año en año, volver a verse en el siguiente destino. Para John e Ivonne el rallye supone la antesala de sus vacaciones. Unos días que este año han dedicido pasar en España después de haberla visitado en otras dos ocasiones. La primera, para pasar a Portugal y la segunda, hace dos años y de casualidad, porque España fue el país anfitrión del encuentro de 2016, momento en el que decidieron que tenía que ser un destino vacacional obligado en un futuro no muy lejano.

El rallye puso a España en el mapa de estos europeos, que conocieron a varios grupos nacionales, en especial a los moteros cristianos del Covered Backs by Him (Espaldas Cubiertas por Él), un club español fundado en 2007 que está presente en Cantabria, Castilla-La Mancha, Castilla y León, Cataluña, Galicia, Islas Baleares, Madrid y el País Vasco. Pero lo especial y llamativo es que su presidente, Carlos Laborda, es natural de Palencia, lo que puso una pequeña ciudad castellana en el radar de los ingleses, que entablaron una estrecha amistad con Carlos y con su mujer, Eva, que, también moteros y cristianos, regentan una vidriería en la capital.

Con las pilas cargadas desde Holanda llegaron a Bélgica con las miras ya puestas en las carreteras de Francia y, sobre todo, en la zona de los Alpes Franceses, donde poder serpentear, algo que ya habían hecho antes y que no se podían permitir en las autopistas, lo peor de su viaje. Ya en territorio español, sus paradas fueron Zaragoza, Denia (Valencia), Nerja (Málaga) y Salamanca, donde agradecieron el buen tiempo, a pesar de que Inglaterra está viviendo un verano con temperaturas más agradables de lo habitual. Pero en su ruta faltaba la segunda parada fijada: Palencia. El martes pasado llegaron a visitar a Carlos y Eva, con quienes disfrutaron de una mañana de tapas, turismo e historias, antes de terminar sus vacaciones por España pasando una noche a las faldas de los Picos de Europa, en Potes. El miércoles, el ferry los recogía en Santander. Su siguiente y última parada era, de nuevo, el puerto de North Shields.

Un viaje especial en el que admiten haber estado acompañados por Dios y por el pensamiento de sus compañeros de club, a los que están unidos por «apoyo y amor».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos