Baltanás festeja a San Pedro con chocolate

Reparto de Chocolate en Baltanás./Luis A. Curiel
Reparto de Chocolate en Baltanás. / Luis A. Curiel

La asociación Virgen de Revilla organiza una eucaristía y una merienda popular para renovar la tradición

LUIS ANTONIO CURIELPalencia

Baltanás celebró la fiesta de San Pedro con la celebración de la eucaristía en la capilla de San Pedro, ubicada en el barrio dedicado al apóstol, presidida por el párroco de la localidad, Miguel Lobo, que tuvo un especial recuerdo para el Papa Francisco.

Los baltanasiegos continuaron la fiesta en el parque de La Carolina. La asociación cultural de Amas de Casa Virgen de Revilla animó la festividad de San Pedro con la degustación de chocolate y bizcochos para los numerosos baltanasiegos que acudieron a la tradicional cita, disfrutando de la fiesta en un ambiente de hermandad. Una larga cola de vecinos aguardaba impaciente el reparto de chocolate con bizcochos, una sabrosa merienda que estuvo animada por música y bailes que se prolongaron hasta bien entrada la tarde, cuando un nublado descargó lluvias que obligaron a concluir la fiesta. «En el año 2009 recuperamos esta fiesta y seguimos trabajando con ilusión para mantenerla. Iniciativas de este tipo son muy importantes porque hacen pueblo y nos unen a todos los vecinos», comentó Carolina Muñoz, presidenta de la asociación cultural de Amas de Casa Virgen de Revilla, que agradeció la respuesta de los baltanasiegos para mantener estas tradiciones.

El Ayuntamiento patrocinó esta actividad como apuesta de futuro, para que las tradiciones sigan vivas en la historia del pueblo. «Mantenemos una línea de colaboración con las asociaciones y colectivos baltanasiegos, que son un ejemplo de dinamización de la vida social, cultural y deportiva de la localidad. Un claro ejemplo lo encontramos en la Asociación de Amas de Casa, que son las verdaderas artífices de la fiesta de San Pedro, por lo que estamos muy agradecidos con este gesto y otras actividades que realizan durante todo el año», destacó María José de la Fuente, alcaldesa de la localidad.

La festividad de San Pedro marcó el inicio de la cosecha en estas tierras, además del reparto de pasto entre los pastores, que era cuando los echaban a suertes. Los baltanasiegos tenían la costumbre de madrugar para honrar al citado santo. Así lo han venido haciendo durante varias décadas, reuniéndose por barrios y participando en la tradicional chocolatada que se celebraba al amanecer. Uno de los barrios referentes en esta tradición ha sido el del Arrabal, donde numerosos baltanasiegos se daban cita para honrar a San Pedro desde primeras horas del día, momento en el que preparaban una hoguera para hacer el chocolate, que después repartían entre todos los vecinos. El acto festivo concluía con el canto de la Salve en el atrio de la ermita de Nuestra Señora de Revilla. El desayuno estaba presidido por una pintura de San Pedro realizada por una Hija de la Caridad. Este barrio ha sido el último en celebrar la fiesta, hasta que la Asociación de Amas de Casa tomó el relevo del acto festivo en 2009.

Una vez más, la acogida por parte de los vecinos ha sido extraordinaria, por lo que está previsto continuar con la celebración de San Pedro el próximo año, recuperando otros aspectos de la tradición en honor al Santo.