El Ayuntamiento probará este verano si el bar exterior de la Plaza de Abastos es viable

Espacio exterior de la Plaza de Abastos. /Antonio Quintero
Espacio exterior de la Plaza de Abastos. / Antonio Quintero

El kiosco del mirador del Cristo se contratará también a modo de prueba durante la época estival

José María Díaz
JOSÉ MARÍA DÍAZPalencia

El destino definitivo del bar exterior de la Plaza de Abastos sigue siendo una incógnita. Después de que los empresarios que habían asumido la concesión del establecimiento decidieran abandonar, alegando deficiencias estructurales, el Ayuntamiento de Palencia no tiene realmente claro si podrán continuar albergando un establecimiento de hostelería o habrá que buscarle una nueva finalidad.

Por el momento, tras una consulta a los servicios técnicos del Departamento de Contratación sobre la posibilidad de conceder las instalaciones a alguna empresa ajena al negocio hostelero, el Ayuntamiento se ve obligado de nuevo a sacar a concurso la gestión del establecimiento como bar, dado que estos son los usos autorizados por la reglamentación municipal.

Ante esta situación, la Concejalía de Servicios Públicos y Contratación ha decidido concederse un nuevo periodo de prueba antes de decidir si se cambian esos usos autorizados para este recinto acristalado ubicado en la calle José María Hernández, entre la Plaza de Abastos y el palacio de la Diputación.

Por ello, acaba de anunciar la apertura del plazo para la recepción de ofertas de empresas interesadas en explotar este bar (espacio gastronómico) situado en el exterior de la Plaza de Abastos y que lleva por nombre 'Hierro y Cristal'.

Los interesados en optar a la gestión pueden dirigir la solicitudes al Servicio de Patrimonio y Contratación, ubicado en el edificio administrativo de las Agustinas Canónigas, en la Calle Mayor, 7. Allí, puede solicitarse toda la información pertinente o entregar las propuestas, hasta el 25 de junio.

El Ayuntamiento quiere conceder la gestión del establecimiento durante unos pocos meses, la temporada estival y las primeras semanas del otoño, si el buen tiempo acompaña, para comprobar, de esta manera, si el establecimiento puede ser viable como negocio de hostelería o es necesario buscar una nueva finalidad a las instalaciones, dado que el anterior adjudicatario renunció a la concesión, sumando a las críticas por deficiencias en la estructura quejas por la falta de rentabilidad.

El espacio gastronómico 'Hierro y Cristal' abrió sus puertas el 3 de mayo de 2015, cumpliéndose así el deseo del Ayuntamiento de Palencia de transformar el callejón situado entre la Plaza de Abastos y el Palacio Provincial en un eje dinamizador de la actividad social y económica de Palencia. Si bien, la actividad duró apenas un año y medio. El 29 de octubre de 2016 se cerró el local como consecuencia de un enfrentamiento entre el Ayuntamiento, y los adjudicatarios del contrato de explotación.

Los empresarios cerraron el establecimiento argumentando que el local presentaba graves deficiencias, por lo que reclamaron al Consistorio una indemnización, al entender que se trataba de problemas derivados de la propia construcción. Sin embargo, el Ayuntamiento desestimó la demanda de los adjudicatarios al estimar que la empresa no había acreditado suficientemente la existencia de esas deficiencias y su imputación al Ayuntamiento. Tras ello, el Consistorio procedió a abrir un expediente sancionador a los empresarios por mantener cerrado el local e incumplir el contrato, que exige la apertura. El 13 de junio de 2017, ocho meses después, el espacio gastronómico reabrió al público, aunque finalmente los gestores decidieron poner el punto y final a la actividad cuatro meses más tarde.

Pero no es este establecimiento el único para el que no está muy claro cuál será su destino final, por lo que el Ayuntamiento ha decidido impulsar una contratación negociada para los meses de verano del kiosco construido en uno de los miradores del cerro del Otero, a los pies del Cristo. Este local todavía no ha abierto sus puertas desde su construcción el pasado año, puesto que el Consistorio no ha encontrado una fórmula adecuada de concesión que despierte el interés de posibles licitadores. Ante esto, se ha querido seguir la misma fórmula que para 'Hierro y Cristal', intentar una contratación temporal para unos meses, los de mejor tiempo y mayor afluencia de visitantes al Cristo, con el fin de comprobar si puede resultar un negocio rentable, aunque sea en una temporada anual determinada.

Los interesados en explotar el kiosco pueden también conseguir la documentación y presentar ofertas en el Servicio de Contratación.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos